Continúa ligeramente por detrás de Italia

España mantiene el 103% del PIB por habitante de la UE

El Producto Interior Bruto (PIB) por habitante en España se mantuvo en 2009 en el 103% de la media de la UE, por lo que este país se mantiene en decimotercera posición de la Unión y por detrás de Italia, según los datos definitivos publicados hoy por Eurostat, la oficina de estadística comunitaria.

El indicador de riqueza por habitante en España se estabiliza tras la tendencia a la baja de 2008, cuando el PIB per cápita fue también del 103 por ciento de la media de la UE, tras el 105 por ciento registrado en 2007. Por segundo año consecutivo, el indicador de riqueza por habitante en España se mantiene por debajo del de Italia, país al que superaba en el año 2007.

El PIB por habitante en la Unión Europea osciló entre el 271 por ciento de la media de los Veintisiete registrado en Luxemburgo y el 44 por ciento de Bulgaria, según destaca Eurostat. En Francia, España, Italia, la riqueza por habitante se situó entre un uno y un diez por ciento por encima de la media comunitaria. Irlanda, Austria, y Dinamarca se situaron entre un 20 y un 30 por ciento por encima de la media europea, mientras que Suecia, Alemania, Bélgica, Finlandia y Reino Unido se sitúan entre el 10 y el 20 por ciento sobre la misma.

El cambio más significativo entre los países que encabezan la lista fue la disminución en seis puntos del indicador de riqueza por habitante en Irlanda, que paso de 133 a 127 puntos entre 2008 y 2009, pero se mantiene en la tercera posición. Eso sí: esas cifras aún no toman en cuenta el rescate bancario no el durísimo plan de ajuste exigido por la UE y el FMI.

En la franja de entre el 10 y el 30 por ciento por debajo de la media comunitaria se situaron Eslovenia, la República Checa, Malta, Portugal y Eslovaquia. A continuación, en Hungría, Estonia, Polonia, Lituania y Letonia el PIB por habitante fue de entre el 30 y el 50 por ciento menos que en el conjunto de la UE.

Por último, el indicador se situó entre el 50 y el 60 por ciento por debajo de la media europea en Letonia, Rumanía y Bulgaria.