No garantizaría la igualdad entre trabajadores

Eurodiputados critican la directiva del "permiso único" para inmigrantes

El Parlamento Europeo (PE) ha debatido la directiva del "permiso único" para los inmigrantes económicos que llegan a la Unión Europea (UE), que ha recibido críticas por algunos eurodiputados porque no asegura en todos los casos la igualdad de trato en cuanto a derechos sociales para los recién llegados.

La directiva de "permiso único", pensada para simplificar los trámites de residencia y trabajo para los nacionales de terceros estados que quieran trabajar por cuenta ajena o propia en la Unión Europea, prevé pero no garantiza en todos los casos que los trabajadores extracomunitarios y del interior de la UE tengan los mismos derechos relativos a la seguridad social o la educación.

Algunos eurodiputados, como los Verdes europeos y el grupo socialista europeo (PSE), han mostrado su disconformidad con una directiva que consideran que se utilizará para contratar trabajadores más baratos sin los mismos derechos ni garantías que el resto.

Aunque el texto dice expresamente que los inmigrantes extracomunitarios deben ser considerados como comunitarios en materia de beneficios sociales, no ampara para el caso a los temporeros ni a los solicitantes de protección internacional.

La Comisión Europea (CE) no ha incluido a esos colectivos porque ya ha presentado sendas iniciativas concretas para ellos, ha dejado claro la comisaria de Interior, Cecilia Malmstrom.

"Se trata de dar valor y reconocimiento al aporte que dan los inmigrantes a nuestros Estados miembros", ha señalado Malmstrom.

La ponente del informe sobre la directiva debatida hoy, Véronique Mathieu, ha señalado que "una de las mejores formas de luchar contra la inmigración ilegal es desarrollar canales de inmigración legal equilibrados que satisfagan los mercados de trabajo de la UE".

En el sentido contrario, el más crítico con la directiva propuesta por la CE ha sido el eurodiputado socialista Alejandro Cercas, ponente de opinión de la directiva en la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales del PE.

Cercas ha señalado que con este texto "habrá trabajadores low cost" y "se dinamitará el principio de igualdad como elemento clave para una política de inmigración justa".

El europarlamentario socialista ha pedido que mañana se vote con signo negativo a la directiva con el argumento de que "excluye a las colectivos más vulnerables de protección, como los temporeros o los demandantes de asilo".

La primera vez que la CE presentó una directiva sobre el "permiso único" fue en 2001, pero tras no prosperar en el Consejo fue retirada en 2006.

La directiva lleva ese nombre porque permite simplificar en un solo trámite la obtención del permiso de trabajo y residencia, ahorrando tiempo y dinero.

El texto actual fue presentado en Bruselas en 2007, y esta vez se necesita la codecisión del Parlamento y el Consejo europeos por la entrada en vigor del Tratado de Lisboa.

Si es aprobada mañana por la mayoría del pleno del PE, será entonces el turno de los ministros de Justicia e Interior de dar su visto bueno.