Para el primer trimestre de 2011

Gallardo negocia la venta de tres filiales con la brasileña CSN

La crisis pasa factura y el grupo Gallardo ha decidido hacer caja para reforzar su posición financiera. La compañía ha optado por deshacerse de tres de sus filiales en una operación con la que puede ingresar entre 352 y 382 millones de euros.

Así, Gallardo quiere vender la cementera Balboa (Badajoz) y las siderúrgicas Corrugados Azpeitia y Corrugados Lasao (Guipúzcoa). El comprador será la empresa estatal brasileña CSN, que desembarcaría de esta manera en España, informaron el viernes las compañías.

"Las empresas han firmado un acuerdo (MoU) que, entre otros términos y condiciones, abre un periodo de exclusividad entre las partes para negociar" la posible compra de estas sociedades, explicó el grupo brasileño. Las negociaciones incluirán la posible adquisición de otros activos de Gallardo.

Las empresas prevén cerrar la operación (sujeta a due diligence confirmatoria) en el primer trimestre de 2011.

Por otro lado, Bruselas informó el viernes de que ha abierto un procedimiento antimonopolio contra varios fabricantes de cemento en España y otros nueve países de la Unión. Entre las empresas investigadas figuran Cemex, Lafarge, Holcim, HeidelbergCement y Buzzi Unicem.