Por culpa de las difíciles condiciones del mercado

Fitch coloca a Mapfre en perspectiva negativa

La agencia de medición de riesgos Fitch anunció hoy que mantiene la calificación "de la solidez financiera" de las filiales de Mapfre en "A+" y la calificación a largo plazo del grupo en "A-", aunque la sitúa en perspectiva negativa.

En un comunicado, Fitch explicó que ha revisado la perspectiva de Mapfre y sus filiales, que pasa de estable a negativa.

Esta rebaja, según la agencia, está condicionada por las actuales y "difíciles" condiciones comerciales del mercado español (de donde proviene el 40% de sus primas) y por la volatilidad de los mercados de deuda soberana española, donde Mapfre tiene una participación "significativa".

Pese a ello, la agencia indicó que Mapfre es una compañía "global", "diversificada" y "bien equilibrada que tiene una fuerte capacidad de distribución en España".

Además, consideró que tiene una situación de liquidez "sólida" y una "fuerte" posición de capital, con la que la compañía sería capaz de resistir el deterioro de la calidad de los bonos soberanos españoles.

Según indicó la agencia, las difíciles condiciones de comercio persisten en España debido a la recesión, las menores ventas de coches, una "fuerte presión competitiva" sobre las tarifas y el aumento del ahorro de los hogares para evitar las malas condiciones de mercado de trabajo.

Así, Fitch anticipa que estos aspectos podrían conllevar menores ingresos para la aseguradora, en particular, en el ramo no vida tanto en 2010 como en 2011, aunque matizó que Mapfre está bien posicionada "para capear estos retos".

Por último, Fitch indicó que las calificaciones de Mapfre podría mejorar si la aseguradora mantiene su capacidad para suscribir de forma "rentable y disciplinada un negocio sostenible", tanto en España como a través de las operaciones en el extranjero (en particular, en EEUU y América Latina).