Llega a un acuerdo con la Comisión de Brasil

Vivendi paga 67 millones para archivar la investigación sobre la compra de GVT

El grupo francés Vivendi llegó hoy a un acuerdo con la Comisión de Valores Mobiliarios (CVM) de Brasil para pagar unos 67 millones de euros a cambio del archivo de la investigación abierta sobre irregularidades en la compra del operador brasileño GVT por la que se enfrentó a Telefónica.

De acuerdo con la ley brasileña, la conclusión de este compromiso no supone que Vivendi reconozca "ninguna irregularidad en el marco de la adquisición de GVT", destacó la compañía francesa en un comunicado.

Además, insistió en que "va a seguir consagrándose al desarrollo acelerado de GVT en nuevas regiones de Brasil" y "se compromete plenamente" a que su filial "ofrezca los mejores productos y servicios a sus clientes en 2011 y más allá".

La CMV había iniciado un procedimiento para determinar si Vivendi había recurrido a maniobras irregulares para quedarse con GVT y adelantarse así a la española Telefónica, también interesada en comprar la empresa de telecomunicaciones brasileña.

Telefónica lanzó una oferta pública para adquirir la totalidad de acciones del capital de GVT en octubre del año pasado, pero el negocio dependía de la aceptación del 51% de los accionistas.

Semanas después, Vivendi anunció que se había hecho con el control del 57,5% del capital de GVT gracias a la compra de acciones por pequeños lotes -lo que dispensaba de informar al regulador-, y que se disponía a ejercer las opciones por el capital restante de la empresa brasileña.

Este movimiento hacía imposible que Telefónica tuviera éxito en la oferta pública que tenía programada para una semana después.

Una vez realizada la transacción, la empresa española cuestionó la validez de que el grupo francés comprara en un solo día un volumen relevante de acciones y también las explicaciones "aparentemente contradictorias" que sugerían que podría haber inducido a los accionistas a cometer un error en la venta de sus títulos.