Por 401 millones

Luis del Rivero se reforzará en Sacyr con la ampliación de capital

Sacyr da inicio hoy a su anunciada ampliación de capital por 401 millones, mediante la emisión de 89,1 millones de acciones (29% del capital). Un movimiento destinado a reforzar los recursos propios de la compañía y atender inversiones en el área de concesiones y servicios.

El grupo que preside Luis del Rivero mantendrá abierto el periodo de suscripción preferente hasta el 24 de diciembre. Como era conocido, los accionistas de referencia de Sacyr y tres inversores externos, José Moreno (propietario de Altec), el grupo Fuertes y la familia Llorens Torné han firmado compromisos para cubrir la totalidad. A falta de conocer la respuesta de los minoritarios, desde el consejo se desembolsarían 232 millones en acciones, mientras los nuevos invertirían hasta 168,6 millones. Los tres socios captados sumarán un máximo del 9,5%. La entrada más relevante será la del grupo Fuertes, con compromisos para alcanzar hasta el 5% del capital.

Del Rivero se hará con títulos por 44,4 millones, con lo que reforzará su posición de primer accionista al pasar del 13,75% al 14,8%. El ex presidente y segundo partícipe de Sacyr, José Manuel Loureda, pondrá en juego 50 millones para apenas diluir su paquete (13,26%). El vicepresidente Juan Abelló inyectará 40,36 millones y mantendrá su 10%. El consejero delegado, Manuel Manrique, invertirá cinco millones, por lo que bajará al 6,20%. El empresario Demetrio Carceller suscribirá títulos por 27,19 millones y mantendrá su 6,7%. Caixanova y Caixa Galicia invertirán hasta 28 millones y controlarán un 7%. El resto de cajas accionistas (Caixanova, Unicaja, Caja Murcia y Caja de Ahorros de Ávila) invertirán 32,28 millones y descenderían del 12,1% al 8%.

SACYR 2,64 -0,98%

Otras desinversiones en curso

Mientras ejecuta la emisión del nuevo papel, el grupo tantea posibles desinversiones puntuales en su división patrimonialista, tiene en venta el capital que mantiene en la concesionaria Itínere y no descarta la emisión de bonos. El reto es llegar a la próxima junta con la deuda reducida a cero. La constructora contaba con autorización de su junta de accionistas para acometer esta recapitalización desde el 30 de junio. Según distintas fuentes, la operación había sido recomendada por los bancos acreedores.