Cinco Días publica en exclusiva el informe concursal de Marsans

Lo que guardaban las cajas fuertes de Marsans

Los administradores concursales nombrados por el juez en Marsans acudieron el pasado día 16 de noviembre a la antigua sede del grupo, el Edificio Pórtico, "habida cuenta que se encontraron varias cajas fuertes en las dependencias que ocupaba la concursada sin abrir", explica el informe concursal presentado recientemente por la compañía y al que ha tenido acceso este diario.

Edificio Pórtico, sede corporativa de Marsans en Madrid.
Edificio Pórtico, sede corporativa de Marsans en Madrid.

La administración concursal nombrada por el juez en el grupo Marsans acudió el pasado 16 de noviembre a la que había sido sede de la compañía de viajes, el Edificio Pórtico, en Madrid. Marsans, incapaz de pagar el alquiler, debía abandonar el inmueble, propiedad de un fondo alemán. Los administradores acudieron ese día a Pórtico "habida cuenta que se encontraron varias cajas fuertes en las dependencias que ocupaba la concursada sin abrir", explica el informe concursal de la compañía recientemente presentado a la jueza del concurso, al que ha tenido acceso este diario y que mañana publicará ampliamente.

"De la apertura de las cajas fuertes resultó un dinero en efectivo inferior a 200 euros, siendo el resto de escaso interés para el concurso", señalan los administradores concursales en su informe.

Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual anunciaron el mes de junio pasado la venta del grupo Marsans a la sociedad Posibilitumm coincidiendo con la solicitud de entrada en concurso para la compañía.

La administración concursal de Marsans considera que concurren varios supuestos que determinarían la calificación del concurso del grupo de viajes como culpable. Los administradores apuntan para argumentar dicha consideración, entre otros factores, "la gravísima falta de liquidez que tenía la concursada cuando entró en concurso" o deudas con Hacienda que datan de 2008 y 2009.

Los administradores advierten en su informe de que existe el riesgo de que la calificación de culpable del concurso -lo que supondría la inhabilitación para ejercer cargo en una empresa a los administradores de Marsans en los dos años anteriores al concurso y a los actuales administradores y actuar contra su patrimonio- no pueda hacerse efectiva "si no se adoptan medidas con urgencia". Los administradores señalan que existe el riesgo de que los "señores Díaz Ferrán y Pascual no tengan bienes suficientes para responder" ya que sus bienes "están siendo embargados" y podrían declarse "insolventes".