Culpa a Marsans de dejar la aerolínea en bancarrota

Aerolíneas Argentinas estudia acudir a concurso acreedores de Air Comet

El presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, ha declarado que estudia acudir al concurso de acreedores en el proceso de quiebra de Air Comet, del grupo turístico español Marsans, al que le fue expropiada en 2008 la aerolínea de bandera del país sudamericano. Recalde matiza que "hay cosas que evidentemente beneficiaron a Air Comet en perjuicio de Aerolíneas Argentinas, pero no necesariamente son ilegales".

Aerolíneas Argentinas analiza la posibilidad de acudir al concurso de acreedores de Air Comet, propiedad del grupo turístico español Marsans. "Estamos estudiando si vamos al concurso de acreedores de Air Comet, aunque es difícil conseguir argumentos para reclamar" un resarcimiento por las pérdidas que la empresa española causó a Aerolíneas Argentinas, ha declarado el presidente de la compañía, Mariano Recalde.

En una reunión con prensa extranjera, Recalde matizó que "hay cosas que evidentemente beneficiaron a Air Comet en perjuicio de Aerolíneas Argentinas, pero no necesariamente son ilegales". El ejecutivo ha insistido en que el grupo Marsans dejó a la aerolínea de bandera en bancarrota, hecho por el cual el Estado argentino "debió hacerse cargo" de la compañía.

El grupo Marsans "recibió un millonario aporte del Estado español que evidentemente no llegó a Aerolíneas Argentinas", que a mediados de 2008 "adeudaba dos meses de salarios" y había incumplido vuelos "cuyos pasajes ya había vendido", remarcó.

Recalde evitó hablar de la demanda ante el tribunal arbitral del Banco Mundial por la que Marsans reclama al Estado argentino una millonaria indemnización por la expropiación de la compañía, concretada por una ley aprobada por el Parlamento y motivo de un juicio que se ventila en los tribunales de Buenos Aires.

El directivo de Aerolíneas Argentinas dio a entender que prefiere guardar silencio ante la maraña de juicios que rodea esta controversia, y se limitó a comentar que la justicia "tiene sus tiempos". En el caso de la expropiación, la justicia argentina debe resolver si la aerolínea de bandera "no tenía valor" cuando fue expropiada y el Estado argentino ofreció el pago simbólico de un peso, lo que rechazó Marsans al reclamar una millonaria indemnización.

Air Comet, declarada insolvente en abril pasado, reclama que Aerolíneas Argentinas le pague unos 20 millones de euros en concepto de servicios de asistencia en tierra y otras prestaciones. Por su parte, Marsans ha anunciado una demanda contra Argentina ante el Centro Internacional de Arbitraje de Disputas de Inversiones (CIADI), del Banco Mundial, con la exigencia de una indemnización de 800 millones de euros.

Recalde dijo que Aerolíneas Argentinas está reduciendo su millonario déficit operativo de forma "más acelerada" que el plan de cinco años previsto para poner en orden la compañía, a la que espera ver con ganancias para 2012.

La compañía cerró el año pasado con pérdidas de 540 millones de dólares y una facturación de 800 millones, mientras que para este año se espera un "rojo" de 420 millones y ventas por valor de 1.250 millones de dólares, añadió al remarcar la tendencia decreciente del déficit. Recalde consideró que si se mantiene esta tendencia el balance de la compañía "tendrá un superávit" en 2012, un año antes de lo previsto en el plan original.