El próximo miércoles

El Parlamento irlandés votará sobre el plan de rescate de la UE y el FMI

El Gobierno irlandés someterá el próximo miércoles a debate y votación en el Parlamento (Dáil) el acuerdo sellado con la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para acceder a un plan de rescate, valorado en 85.000 millones de euros. Irlanda contribuirá a ese fondo de rescate con 17.500 millones de euros.

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, confirmó hoy en un comunicado que el Dáil celebrará un debate sobre este plan el próximo miércoles, al que seguirá una votación sobre el texto del llamado "Memorándum de Entendimiento" alcanzado el pasado 28 de noviembre entre el Ejecutivo, la UE y el FMI.

Cowen señaló que los partidos de la oposición tendrán "de nuevo" la oportunidad de "confesar y reconocer que este acuerdo es esencial y el mejor para los intereses del país o de explicar sus alternativas".

De hecho, la oposición, contraria al acuerdo, ha pedido insistentemente que se sometiera al Parlamento al citado documento, a lo que venía oponiéndose el Gobierno.

El 'Taoiseach' (primer ministro), no obstante, se vio obligado a rectificar después de que una moción aprobada hoy por el grupo parlamentario de su partido, el Fianna Fail (FF), considerase que el "Memorándum" necesita "legitimidad política".

Mientras tanto, el Dáil continúa debatiendo los presupuestos generales para 2011 presentados este martes y de cuya aprobación depende, en gran medida, la posibilidad de que Irlanda acceda a los fondos de rescate de la UE y del FMI.

De momento, el Gobierno de coalición del FF y el Partido Verde, apoyado por varios diputados independientes, sacó adelante el martes, con 82 votos a favor frente a 78 en contra, la primera ronda de votaciones sobre los cambios en impuestos y deducciones en los presupuestos.

También logró hoy, con 76 votos a favor frente a 72 en contra, aprobar la nueva batería de medidas sociales y reformas de las pensiones recogidas en las cuentas públicas para el próximo año, las más duras en la historia de Irlanda.

El proceso de ratificación de los presupuestos está previsto que finalice a principios del próximo año y si el Dáil aprueba también el citado plan de rescate, el Gobierno tendrá vía libre para convocar unas elecciones generales anticipadas.

Sus socios del Partido Verde indicaron en noviembre que querían unos comicios en la última quincena de enero, pero reconocen ahora que éstos podrían celebrarse a finales de febrero o principios de marzo, toda vez se cierre el proceso presupuestario.

No obstante, los medios irlandeses especulan hoy con la posibilidad de que la elecciones se retrasen aún más, después de hayan aflorado nuevas disputas entre el Fianna Fail y los ecologistas.

Al parecer, los verdes quieren que el Gobierno introduzca con carácter de urgencia la nueva legislación sobre cambio climático, donaciones corporativas e impuestos sobre residuos y basuras antes de su disolución.

Todavía molestos por la actuación de sus socios en las últimas semanas, los ministros del Fianna Fail han rechazado supuestamente estas peticiones tras recordarles que fueron ellos los que pusieron fecha de caducidad a este Gobierno pidiendo elecciones anticipadas, cuando aún no se había llegado siquiera a un acuerdo con la UE y el FMI.