Juegos educativos

Con el BCE se aprende jugando... a combatir la inflación

El BCE presentó ayer dos juegos educativos -de los que se puede disfrutar vía internet- mediante los que pretende inculcar a los jóvenes europeos los valores del banco. Y, obviamente, el banco hace honor a su fama.

Uno de los juegos -éste, más bien aburrido- se llama Inflation Island, es decir, La Isla de la Inflación, y consiste en escuchar cómo los personajes de la susodicha isla glosan las maravillas de la estabilidad de precios, se quejan de los efectos de negativos de la inflación elevada o de la deflación y muestran su desesperación ante la hiperinflación. En Inflation Island los cines, por otra parte, pasan documentaless -de Youtube- sobre episodios históricos de hiperinflación o deflación. Posiblemente, si alguien quisiera parodiar la atribuida obsesión de la autoridad monetaria respecto a los precios, el resultado no habría sido muy diferente.

El segundo de los juegos es bastante más entretenido. Responde al original nombre de ¤conomía, y consiste en meterse en la piel del presidente del BCE. Así, el jugador debe subir o bajar los tipos de interés, con un único objetivo en mente: mantener la inflación amarrada al entorno del 2% y lo más estable posible. El juego indica valores de desempleo o crecimiento del PIB, pero también se encarga de recordar periódicamente la cifra fundamental:_el 2% de inflación. El instrumento del que dispone el banquero virtual son los tipos de interés, que oscilan del 0% al 25%. Además, tiene a su alcance las recomendaciones -bastante poco útiles- de un consejo de asesores, datos sobre el comportamiento de la masa monetaria y recortes de periódicos. Debe lidiar con crisis del petróleo, con burbujas inmobiliarias, con crisis o euforias de la Bolsa e incluso, y por si hay dudas sobre dónde se ha ideado el juego, con inviernos particularmente fríos. Y con el objetivo del mítico 2%. Porque, si suben demasiado o la deflación se desboca, game over. Están en la dirección http://www.ecb.europa.eu/education.