La Bolsa alcanza el nivel más alto desde mediados de noviembre

El Ibex sube un 1,55% y cierra en 10.078,4 puntos

Pese a la apertura negativa del Wall Street, el Ibex 35 consigue en el tramo final de la sesión subir un 1,55% y cerrar en 10.078,4 puntos, el nivel más alto desde el 19 de noviembre.

La jornada festiva de la Inmaculada Concepción ha resultado muy positiva para el Ibex 35. El índice cerró la sesión con una subida del 1,55%, que le permitió concluir en 10.078,4 puntos, el nivel más alto desde el pasado 19 de noviembre. El índice llegó a franquear los 10.100 puntos a la apertura de Nueva York, pero luego retrocedió ligeramente.

Los valores más fuertes fueron Telecinco (3,75%), Sabadell (3,14%), BBVA (2,96%), Bankinter (2,57%), Banco Popular (2,5%) y Banesto (2,43%). "Es una buena señal que el Ibex cierre por encima de las resistencias de 10.040-10.050 puntos", opina Luis Benguerel, director de renta variable de Interbrokers, que advierte: "La Bolsa sigue estando mal y veremos cómo afronta la próxima resistencia importante, que está en 10.350 puntos".

Uno de los elementos importantes es que apenas hubo volumen de negociación, ya que el saldo total del mercado continuo apenas superó los 2.200 millones de euros, evidenciando que tampoco hubo un interés excesivo de los inversores por aprovechar la tendencia positiva de la Bolsa.

El Ibex acumula unas pérdidas del 15,6% en lo que va de año, mientras que la mayoría de los grandes índices están en la dinámica opuesta y se encuentran tentando los máximos anuales. Eso explica el mejor comportamiento relativo del selectivo español. Se trata de una reacción técnica, tras los varapalos recibidos en las últimas sesiones por el miedo del mercado a que el Tesoro español sufriera problemas de liquidez o solvencia, como ha ocurrido con Irlanda y Grecia. El Euro Stoxx mejoró un 0,58% y el Cac consignó niveles similares, pero el Dax retrocedió un 0,37% y el Footsie de Londres cayó un 0,24%. Wall Street abrió ligeramente en rojo, pero a media sesión comenzó a registrar tímidos avances, situándose en los niveles más altos desde la caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008.

En el mercado de bonos, se impusieron las pérdidas. El mensaje dominante es que las perspectivas macroeconómicas son mejores ahora que hace una semana y por tanto, ya no es tan interesante refugiarse en deuda pública. La caída de los precios impulsó al alza el rendimiento de los bonos. Así, la rentabilidad del bund, que es el activo más líquido de la renta fija europea, se situó por encima del 3%, regresando de esta forma a los niveles que registraba en mayo. El diferencial entre el bono español y el alemán se mantuvo estable, ligeramente por encima de los 220 puntos básicos.

Durante la sesión, el euro cotizó a la baja, en el entorno de 1,324 dólares, mientras que el petróleo se consolidó en la zona de los 91 dólares por barril.