En el Congreso

Zapatero comparece mañana para explicar su decisión de declarar el estado de alarma

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comparecerá mañana a partir de las 10:00 horas ante el Pleno del Congreso de los Diputados para explicar por qué el Gobierno decidió decretar el estado de alarma a raíz del cierre del espacio aéreo por el ''plante'' de los controladores.

La Junta de Portavoces del Congreso ha decidido que en este debate cada grupo parlamentario disponga de un turno de diez minutos, menos del tiempo que disponen en un Debate sobre el estado de la Nación o incluso en una sesión informativa sobre las cumbres europeas.

Además, según ha dicho el propio presidente del Congreso, José Bono, es muy posible que Zapatero no haga uso del turno de réplica y se conforme con su exposición inicial, con lo que el debate podría terminarse en apenas dos horas.

Este formato ''reducido'' ha despertado las críticas del diputado de IU, Gaspar Llamazares, que ha cuestionado este formato teniendo en cuenta que ha sido la primera vez que se ha decretado el estado de alarma en España desde la aprobación de la Constitución, lo que a su juicio exigiría un debate más profundo.

En su opinión, un debate de menos de dos horas y con diez minutos por grupo no va a permitir matices y todo va a quedar reducido al "trazo grueso".

Estado de alarma

El Consejo de Ministros, reunido de manera extraordinaria, aprobó el pasado sábado un decreto por el declaraba el estado de alarma, de acuerdo con lo establecido en la Constitución, durante un máximo de 15 días.

El efecto inmediato de este decreto consistía en que los controladores pasaban a estar movilizados, de tal forma que en caso de no asistir al trabajo estarían incurriendo en un delito de desobediencia tipificado en el Código Penal Militar.

El estado de alarma establece que los controladores aéreos tienen que permanecer bajo las "órdenes directas" de la "autoridad competente" y que "el incumplimiento o la resistencia" a ellas "será sancionado con arreglo a lo dispuesto en las leyes".

Desde que se decretó el estado de alarma, la normalidad ha ido volviendo a los aeropuertos españoles. Los controladores aéreos, a través del USCA, han reconocido que su reacción fue desmedida y que se debió al acoso y derribo al que está siendo sometido el colectivo con el cambio constante de sus condiciones laborales.

El Ejecutivo no ha decidido aún si pedirá al Congreso que prorrogue el estado de alarma una vez pasados los 15 días estipulados, pero ha dejado claro que "no le temblará el pulso" si tiene que hacerlo y ha dicho además que será la justicia la que decida quién debe pagar por los daños causados a pasajeros, aerolíneas y otros afectados.

De momento, arrecian las demandas (5.000 afectados se han unido ya en una demanda colectiva) y la Fiscalía de Madrid ha citado a partir de mañana a declarar a un centenar de controladores aéreos por un delito de sedición con motivo del abandono de sus puestos de trabajo el pasado viernes, alegando la falta de adecuación de sus condiciones psico-físicas para el desempeño del cargo.

Rajoy dará su apoyo pero pedirá explicaciones

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha afirmado que su partido apoyará el decreto de declaración del estado de alarma para hacer frente al conflicto creado por los controladores aéreos, pero ha subrayado que también le exigirá "explicaciones" por la "lamentable" situación que ha vivido España.

Rajoy fue uno de los pasajeros afectados por el ''plante'' de los controladores, pues la ausencia de éstos en sus puestos de trabajo le mantuvo retenido en el aeropuerto de Lanzarote. El presidente del PP tenía previsto viajar a Gran Canaria para pasar unos días de descanso con su familia durante el Puente, pero sus planes se vieron afectados por el cierre del tráfico aéreo español.

Además de la comparecencia de Zapatero, está previsto que el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, comparezca también en la Cámara Baja para dar cuenta de los motivos que llevaron al Gobierno a decretar el estado de alarma.