Esta cifra se ha reducido en 63.600 personas en 12 meses

771.000 españoles reconocen tener problemas para pagar sus préstamos

Un 6% de los ciudadanos con créditos contratados reconocen tener problemas para atender sus deudas, según una encuesta realizada por FRS Inmark este año. Son 771.000 personas. Un año antes, eran 834.600 clientes bancarios quienes admitían encontrarse en esa situación.

771.000 españoles reconocen tener problemas para pagar sus préstamos
771.000 españoles reconocen tener problemas para pagar sus préstamos

Poco a poco, las familias enderezan su situación financiera. Así lo muestra, al menos, el estudio Comportamiento financiero de los particulares 2010 elaborado por FRS Inmark. De un año para otro, el número de personas que reconoce tener dificultades para cumplir con sus créditos ha bajado en 63.600 individuos.

Un 6% de los clientes bancarios con algún préstamo contratado, sea éste personal o hipotecario, admiten haber dejado de pagar alguna cuota o encarado serias dificultades para atenderla en el último año. Considerando que un 35,7% de 36 millones de usuarios de servicios financieros tienen créditos en vigor, esto arrojan un saldo final de 771.000 individuos a los que les cuesta devolver sus deudas.

Un año atrás, este mismo sondeo desvelaba que había 834.600 personas en esta situación. Se trataba del 6,2% de los clientes con créditos. Que eran, a su vez, un 37,4% de los encuestados.

El estudio desvela, por tanto, la tendencia de los clientes a rehuir o dejar de tener acceso a la financiación bancaria y a ser un poco más diligentes en el pago de las cuotas pendientes.

¿Y cuál es la radiografía del individuo que se encuentra con el agua el cuello? FRS Inmark señala que suele tratarse de gente que tiene contratado más de un crédito. Es decir, que ha solicitado dos o más préstamos al consumo o una hipoteca y algún instrumento de financiación personal adicional. Entre los clientes con varios préstamos a su nombre, el porcentaje que admite no ser capaz de atender sus deudas ronda el 9,5%, frente a la media del 6% entre todos aquellos que tienen productos de crédito.

Mucho dinero pendiente

Los entrevistados con dificultades para pagar sus deudas suelen tener préstamos más jóvenes que la media, de una cuantía solicitada mayor y con un importe medio pendiente de pago más elevado que el de aquellas personas que atienden con diligencia sus cuotas. Esto ocurre tanto si el producto contratado es un préstamo al consumo como si de trata de una hipoteca.

Un 5,6% de las personas que únicamente tienen una hipoteca admitieron tener dificultades para atender su deuda. El cliente que presenta más incidencias es aquel que solicitó el préstamo hace dos o cinco años. Es decir, en pleno boom crediticio. El 8,4% de los que contrataron un producto entonces afronta hoy problemas para devolver el dinero recibido. Los préstamos suscritos hace menos de dos ejercicios no suelen presentar incidencias, al igual que tampoco lo hacen aquellos créditos concedidos hace más de una década.

El número de ahorradores desciende en más un millón

El número de personas con créditos pendientes mengua. Es la consecuencia del proceso de desapalancamiento que han abordado las familias españolas hace dos años y de las condiciones más estrictas que impone la banca a la hora de conceder nueva financiación. Sin embargo, el estudio de FRS Inmark corrobora otra tendencia: en 2010 cae el número de ahorradores.

Un 24,5% de las 12.000 personas entrevistadas por la consultora reconocieron la pasada primavera tener contratados productos de depósito (sin incluir cuentas de alta remuneración). En 2009, era el 27,6%. Si se extrapolan esos porcentajes al conjunto de la población, han bajado en un año de 9,93 a 8,82 millones los individuos con productos de ahorro. ¿La razón? Los autores del estudio lo tienen claro: aunque persiste la predisposición al ahorro, el paro hace estragos en la capacidad de la gente para reservar dinero para el día de mañana.

El crédito a las familias crece después de tres meses de caídas

Los préstamos concedidos por las entidades financieras que operan en España a los hogares crecieron en 936 millones después de tres meses de caídas, según los últimos datos presentados por el Banco de España, correspondientes al mes de octubre. Así, el saldo vivo de estos créditos se situó en los 900.610 millones de euros, un 0,3% más que en mismo mes del año anterior. En concreto, los préstamos para vivienda alcanzaron los 678.095 millones, un 0,6% más que en el mismo periodo de 2009.

La financiación a empresas ha seguido el curso negativo que inició hace ya 12 meses y se situó en los 1.318.165 millones de euros. No obstante, el ritmo de descenso interanual es el menor en el último año, con una caída del 0,1%.

Los préstamos a empresas procedentes del exterior descendieron un 0,9%, hasta los 350.055 millones de euros.