Falta el visto bueno de la asamblea

El Consejo de Cajasol aprueba el protocolo de integración en Banca Cívica

El consejo de administración de Cajasol ha aprobado hoy -con la abstención de CC OO y los votos en contra de UGT- el protocolo de integración en el grupo Banca Cívica, formado por Caja Navarra, Caja Canarias y Caja Burgos y suscrito el pasado 19 de noviembre por dichas entidades.

Según un comunicado de Cajasol, tras este paso, la operación necesita el último visto bueno de la asamblea de Cajasol, que está convocada para finales de diciembre, de forma que la nueva entidad pueda empezar operar a partir del 1 de enero de 2011.

La nueva entidad estará copresidida por los presidentes de Cajasol, Antonio Pulido, y de Banca Cívica, Enrique Goñi, y será la sexta caja de España por volumen de activos (78.000 millones).

De este modo, Antonio Pulido, será presidente del Consejo de Administración, vicepresidente de la comisión ejecutiva, presidente y consejero delegado de la Corporación Industrial, y presidente de la Junta General de accionistas de Banca Cívica

Por su parte, Enrique Goñi, será vicepresidente primero del consejo de administración, presidente de la Comisión ejecutiva, y consejero delegado del grupo bancario.

Los mandatos de las copresidencias serán efectivos por períodos de cinco años, con la mayoría reforzada de los derechos de voto.

Los Presidentes de Caja Canarias, Caja Burgos y Caja Navarra ocuparán cada uno de ellos una Vicepresidencia del Consejo de Administración, así como otra vicepresidencia por parte de uno de los consejeros que provengan de Cajasol.

Asimismo, según el informe presentado al Consejo de Administración, quedan delimitadas las denominadas Materias Reservadas del Consejo que requerirán mayorías reforzadas para su aprobación

La comisión ejecutiva estará compuesta por dos consejeros procedentes de cada caja, más el presidente del consejo y vicepresidente primero del Consejo.

El Grupo Banca Cívica se constituye por quince años, convirtiéndose en definitivo a partir de ese plazo, dejando abierta la posible incorporación de otras cajas durante el proceso de integración.

Además, se establece una posible incorporación futura de hasta un 40 por ciento del capital social de Banca Cívica de nuevos socios inversores que no sean cajas.

Según expuso el grupo de expertos al Consejo, se trata de una operación óptima para ambas partes y la integración de Cajasol y Banca Cívica permite afrontar con mayores garantías los retos que se plantean para el sistema financiero español al tratarse de entidades muy complementarias, con un gran potencial de aportación de valor.

La participación en Banca Cívica es la siguiente: del 29,1 por ciento para Caja Navarra y Cajasol, del 21,3 por ciento para Caja Canarias y del 20,5 por ciento para Caja de Burgos.

La sede operativa de Banca Cívica se mantiene en Madrid y la sede social se trasladará a Sevilla.

En el reparto geográfico, Cajasol asumirá las zonas de Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura, mientras que el resto de las cajas se mantienen como hasta ahora, lo que supone una red comercial de 1.600 oficinas repartidas por 33 provincias con 9.500 empleados.

Según explicaron los expertos al Consejo de Cajasol, el avanzado desarrollo del SIP de Banca Cívica tanto desde el punto de vista financiero, como organizativo, operativo y tecnológico, permitirá a la entidad andaluza una rápida adaptación al mismo en un corto plazo de tiempo.

Con la incorporación de Cajasol a Banca Cívica se constituye una entidad líder en el mapa bancario español con un tamaño superior a los 75 mil millones de euros, con un modelo bancario diferenciado, situándose como la décima entidad en el ránking del sector financiero español.