La persecuión al portal continúa

Un banco suizo congela la cuenta de Wikileaks

El banco suizo PostFinance ha decidido cerrar la cuenta que tenía Julian Assange, el fundador de la página web que ha desvelado miles de documentos diplomáticos de EE UU. La entidad asegura en un comunicado que Assange había dado datos falsos sobre su lugar de residencia cuando abrió la cuenta.

La persecución contra el portal WikiLeaks se agrava. El banco suizo PostFinance ha decidido cerrar la cuenta que tenía Julian Assange, el fundador de la página web que ha desvelado miles de documentos diplomáticos de EE UU. La entidad asegura en un comunicado que Assange había dado datos falsos sobre su lugar de residencia cuando abrió la cuenta.

En la misma nota, PostFinance explicó que Assange había registrado Ginebra como su domicilio, pero tras realizar una inspección la entidad averiguó que la información era incorrecta. Según la citada entidad bancaria, el fundador del portal no ha ofrecido pruebas sobre su residencia en el país helvético, de tal manera que incumple los criterios para establecer una relación de cliente.

Posteriormente, WikiLeaks ha emitido un comunicado en el que confirma que el banco suizo ha congelado su cuenta, destinada para la defensa de Assange, así como sus bienes personales, por un valor de 31.000 euros.

Según el portal, el tecnicismo utilizado para incautar el fondo de defensa fue que Assange, un refugiado sin hogar que trata de conseguir el permiso de residencia en Suiza, había empleado la dirección de sus abogados en Ginebra para recibir la correspondencia del banco.

"Wikileaks y Julian han perdido 100.000 euros en bienes en esta última semana", denuncia el comunicado el comunicado del banco suizo, subrayando que "uno de los aspectos más fascinantes del 'cablegate' es cómo está poniendo de relieve las dinámicas de poder entre estados supuestamente independientes como Suiza, Suecia y Australia", informa Europa Press.

Precisamente, el pasado viernes WikiLeaks se vio obligada a recurrir a una dirección IP suiza para poder continuar con sus operaciones, tras su desalojo en EE UU, después de que Amazon decidiera expulsarla de sus servidores.

También este fin de semana se ha sabido que Paypal ha congelado en torno a 60.000 euros procedentes de donativos de la organización alemana Wau Holland Foundation, destinados a promover la difusión de WikiLeaks.

Este cerco sobre el ya famoso y polémico portal ha llevado a mucha gente a ofrecerles su ayuda, o bien formando parte de una lista creciente de mirrors (espejos) distribuidos por todo el mundo para que el fenómeno WikiLeaks no se pueda frenar o bien con ayudas con donaciones económicas, como explicaba ayer en su blog Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresa, quien aseguraba que este portal corre ya en más de 200 localizaciones.