La infraestructura ascenderá a 8.400 millones

OHL y Acciona pujarán por el tren que unirá los Emiratos Árabes

Una treintena de constructoras de todo el mundo, entre las que figuran OHL, Acciona y FCC, tienen sobre la mesa el que promete ser uno de los mayores contratos de construcción de la próxima década: el tren de velocidad alta que enlazará los Emiratos Árabes Unidos. El proyecto está valorado en 11.000 millones de dólares (unos 8.400 millones de euros) y tanto OHL como Acciona han presentado ya sus credenciales.

Los gigantes españoles de la construcción vuelven a enfrentarse a un reto multimillonario a miles de kilómetros del mercado local. Según distintas fuentes, tres de esas compañías, OHL, Acciona y FCC, fueron llamadas por Emiratos Árabes Unidos a una reciente reunión en la que se han dado a conocer los detalles del proyecto de alta velocidad ferroviaria que enlazará los Emiratos Abu Dabi, Dubái, Fujairah, Ras al-Kaimah y Sharjah. En total se construirán 1.500 kilómetros, con especial hincapié en el tráfico de mercancías para conectar las materias primas con los puertos.

Conocedores del proyecto comentan que asciende a 11.000 millones de dólares (unos 8.400 millones de euros) y que los primeros concursos verán la luz antes del verano de 2011. La primera intención de la Administración pasa por contratar la construcción de la infraestructura y, posteriormente, gestionarla de forma directa. Sin embargo, algunas de las empresas involucradas no descartan que una parte salga bajo el modelo de la colaboración público-privada. UBS es la encargada de estudiar el modelo definitivo de financiación.

En el arranque de los contactos las constructoras habrían demandado garantías a los Emiratos sobre la capacidad para acometer las obras. Máxime tras la alarma generada en noviembre de 2009 por la petición de Dubái de una moratoria en el pago de la deuda a los más de 70 acreedores del holding estatal Dubái World. Una sombra de duda que tambaleó las Bolsas hace un año.

ACCIONA 117,20 2,45%
OHL 1,09 -0,41%

Los contratos van a ser repartidos por la firma pública Union Railway. Los dos primeros se refieren al movimiento de tierras y construcción del tramo entre el puerto de Ruwais y los campos de gas de Sahh y Habshan. Unos trabajos que responden a la primera fase, en la que se montará el ferrocarril en Abu Dabi. En un segundo capítulo se conectará con Dubái, y el proyecto concluirá con la unión de los Emiratos del Norte. El fin de obra se espera para 2017.

Máximo interés

Los dos primeros concursos suman 2.300 millones de dirhams de los Emiratos (unos 480 millones de euros) y Union Railway ha recogido 24 precalificaciones, entre las que se encuentran la de Acciona y la de un consorcio formado por OHL y la griega Consolidated Contractors Company.

En el entorno de las constructoras españolas se trazan similitudes entre este ferrocarril de los Emiratos y el de la alta velocidad que unirá Medina y La Meca, concesión valorada en 6.000 millones. En este último caso el Gobierno de Zapatero pidió a las empresas españolas la unidad de intereses en la concesión a través de la presentación de una única oferta con garantías de éxito. Dicho y hecho. Adif, Renfe, Talgo, OHL, Copasa, Indra o Cobra, entre un grupo de 13 compañías, se aliaron para lanzar una oferta que, a todas luces, resultará adjudicataria en próximas jornadas.

Aunque el ferrocarril de Emiratos Árabes Unidos está dando sus primeros pasos, se cree que el Gobierno español volverá a solicitar una alianza ante grandes contratos con el fin de que todas las implicadas opten a ganar cartera. Todo ello en un contexto en que los contratos internacionales firmados por las constructoras españolas fuera del mercado local superan ya la cartera nacional de obra pública.

Al cierre de septiembre, las siete cotizadas españolas deben al exterior algo más de 27.000 millones de los 52.000 millones que suman en cartera global. Por si fuera poco, ACS, Acciona, FCC, OHL, Ferrovial, Sacyr y San José se están comiendo literalmente su cartera de obra local sin renovarla, a la vista de la caída del 17% en los últimos 12 meses.

Competencia china, japonesa, coreana...

Tras confiar el diseño de la operación de financiación del ferrocarril de Emiratos Árabes a UBS, Union Railway ha adjudicado ya los trabajos de ingeniería y consultoría económica relacionadas con el proyecto. Estas primeras labores se las han llevado la estadounidense Parsons y la francesa Systra.

Mientras hacen su trabajo, son decenas de grandes grupos constructores de todo el mundo los que están tomando posiciones en los primeros concursos enmarcados en Abu Dabi.

A las españolas Acciona y OHL se suman la alemana Hochtief (participada por ACS en un 29,9% y en pleno proceso de opa); la china China Rail Construction; las indias Ircon y Larsen; las británicas Carillion, Laing O'Rourke y Balfour Beatty; las italianas Impregilo, Astaldi y Salini; las japonesas Fujita y Mitsubishi, las surcoreanas Hyundai y Samsung, o la egipcia Orascom.

Los 24 consorcios multinacionales que se han presentado a la precalificación de los dos primeros contratos (suman 480 millones de euros) son solo una piedra de toque de lo que puede suceder en futuros procesos. En todo caso, desde las empresas españolas se advierte que habrá que ver analizar los pliegos para seguir adelante.