Dentro del "Cielo único europeo"

UE aprueba medidas para ahorrar 1.000 millones en gestión del tráfico aéreo

La Unión Europea calcula que ahorrará hasta 1.000 millones de euros en la gestión del tráfico aéreo comunitario gracias a un nuevo paquete de medidas para el periodo 2012-2014 aprobado hoy como parte del desarrollo del llamado "Cielo único europeo", informó la Comisión Europea.

El Ejecutivo comunitario logró hoy el respaldo de los Veintisiete, representados en el comité del "cielo único europeo", para sacar adelante la medida, que establece nuevos criterios para mejorar la eficacia de la gestión y la seguridad, así como para reducir los retrasos, los costes y las emisiones contaminantes de la aviación.

"El cielo único europeo ha logrado un hito clave en su aplicación con este acuerdo sobre unos objetivos de rendimiento ambiciosos pero alcanzables", señaló en un comunicado el comisario europeo de Transporte, Siim Kallas.

La CE realizó hace unas semanas una propuesta en este mismo sentido que no logró el apoyo de los países comunitarios, porque la consideraban demasiado ambiciosa dado el contexto actual de crisis económica.

Tras varios retoques de forma, que no de fondo, según aseguraron fuentes comunitarias, los socios europeos apoyaron de forma unánime el nuevo texto de Bruselas.

Entre las mejoras que supondrán las nuevas normas, figuran la reducción de 500.000 toneladas anuales de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y el ahorro de 340 millones de euros al año (unos 1.000 millones durante todo el periodo).

La seguridad será la máxima prioridad, según la CE, y así tendrán que reflejarlo los Estados miembros en sus respectivos planes de gestión nacional. La Agencia Europea de Seguridad en la Aviación y el organismo de revisión de la gestión controlarán que los estándares se cumplan.

Los países deberán también establecer sus propios planes de actuación a nivel nacional o regional para estimular a los proveedores de servicios de navegación aérea para que consigan una mejor relación entre coste y eficiencia.

La UE también está decidida a conseguir que se produzcan menos retrasos y con ello espera ahorrar 250 millones de euros al año.

Desde el punto de vista medioambiental, el gestor de la red europea, que será designado por la CE a principios de 2011, se encargará de establecer rutas más directas y cortas y organizar una utilización más eficiente del espacio aéreo europeo, lo que permitirá ahorrar tiempo, recortar las emisiones en 500.000 toneladas y ahorrar 150.000 toneladas de combustible, unos 200 millones de euros al año.

El objetivo último de la legislación sobre "cielo único europeo" es hacer más eficaz el funcionamiento de los servicios de navegación aérea comunitarios y reducir el coste de los vuelos en Europa.