Gracias al ahorro de los hogares

HSBC: La situación en España es mejor que en otros países periféricos

El banco británico HSBC destacó hoy en un análisis de la banca española que los aspectos principales de la economía están mejor en España que en otros países periféricos.

En su análisis, el HSBC destaca que esta situación se debe a la baja proporción entre deuda y Producto Interno Bruto (PIB) y los altos ahorros de los hogares, por lo que gran parte de la emisión de deuda del Gobierno se puede seguir adquiriendo a nivel nacional.

Además, España sigue siendo el país que tiene un desempeño superior en cuanto a la reducción del déficit, ya que el déficit del Gobierno central descendió un 47 por ciento de un año a otro en los primeros diez meses de 2010, a diferencia de Irlanda y Portugal, donde la reducción fue de aproximadamente un tercio.

Según el banco, la razón por la que el mercado continúa especulando sobre el impacto de un posible contagio en España es por su amplio déficit presupuestario, el alto endeudamiento del sector privado y la baja competitividad.

El análisis divulgado hoy por HSBC señala que los inversores están sumidos en una "fiebre" de contagio por la crisis en Grecia e Irlanda, pero cree que el impacto en la banca española en caso de un deterioro de la situación portuguesa será pequeño.

El HSBC resalta que si hubiera un deterioro de la economía en Portugal esto no tendría un impacto significativo en España, pues "la exposición es muy pequeña como para que tenga un gran efecto en los bancos españoles".

Pero dice que la actual percepción de que Portugal y España puedan ser los próximos candidatos a un rescate del Fondo Monetario Internacional (FMI) hace inevitable que las acciones bancarias españolas sean vistas como menos favorables por los inversores.

La institución bancaria estima que los temores del contagio predominarán en las próximas semanas, por lo que ha llevado a cabo una prueba de estrés a fin de evaluar los ingresos y el impacto del capital en caso de una reestructuración de la deuda.

"No tenemos razón para creer que tal reestructuración vaya a ocurrir", destaca el banco en su análisis sobre la banca española. Los cálculos del HSBC apuntan a que, en caso de un deterioro de la situación portuguesa, el Santander sería el más perjudicado, pero "incluso el impacto sería mínimo".

Agrega que los bancos BBVA y el Santander tiene pequeñas operaciones en Portugal, donde representan el dos y el cinco por ciento del total de préstamos en 2010, por lo que en caso de que hubiera un rescate en ese país, los bancos locales seguirían operando bajo un escenario económico duro. Esto implicaría que el crecimiento de sus ingresos sería menor de lo esperado, agrega el HSBC.