Devolverán los préstamos al FROB

Las cajas dicen que seguirán en beneficios

El director general de la patronal de las cajas de ahorros CECA, José Antonio Olavarrieta, aseguró que todas las cajas continuarán estando en beneficios después de 2010 y no tendrán dificultades para devolver al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) los préstamos para facilitar sus fusiones.

En una entrevista con Efe, Olavarrieta insistió en que "no hay ninguna caja en situación delicada" y afirmó que no solo que todas cerrarán este año en beneficios, sino que continuarán teniéndolos más adelante pese a la coyuntura económica y las mayores exigencias de capital que supondrá la aplicación de la normativa Basilea III.

La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) argumenta que estas entidades se han preparado para afrontar estos retos durante la reordenación del sector, que ha ido "a la mayor velocidad posible", insistió Olavarrieta.

Además, afirmó que pese a tratarse de "un proceso tan sumamente complicado y difícil de llevar a cabo, los órganos de gobierno van a estar terminados antes de la fecha que el Banco de España tenía fijada hace mucho tiempo", es decir antes de Navidades.

En cuanto a los más de 10.000 millones ya aprobados por el FROB y que alguna entidad, como Banco Popular, han puesto públicamente en duda que puedan ser devueltos en su totalidad, el director general de la CECA consideró una "frivolidad" que se piense así y se ignore que el Banco de España supervisará que se cumplen los compromisos adquiridos.

"Convendría que todas las entidades financieras tratáramos de no tirar piedras contra el propio tejado, porque estas manifestaciones se reproducen en el exterior y con ellas se hace un flaco favor al sistema financiero en su conjunto", recomendó Olavarrieta.

Respecto a la reordenación de las cajas, explicó que se ha conseguido el "núcleo central" del mapa de fusiones, al pasar de 45 a 17 grupos de cajas y, aunque no descarta que se pueda dar algún ajuste "de los de toda la vida" que reduzca el número de cajas a "13 ó 14", rechazó la idea de que haya una segunda ola de fusiones.

Olavarrieta descartó también que pensando en las cajas que aún no han participado en ningún proceso de reestructuración, como la aragonesa Ibercaja o las vascas Kutxa y Vital, sea necesario solicitar una prórroga a la Unión Europea para que el FROB pueda seguir prestando dinero público después del próximo 31 de diciembre.

A juicio de la CECA, ante la actual coyuntura económica, todo el sector, tanto bancos como cajas, deberían centrar sus "esfuerzos" para que el crédito fluya a las pymes "con mayor rapidez" e insistió en que ése ha seguido siendo el compromiso de las cajas durante toda la crisis.

Por eso, ante quienes culpaban de que la financiación no llegaba a la economía real (familias y empresas) por culpa de que las cajas estaban reestructurándose, recordó que las cifras demuestran que estas entidades, al contrario de los bancos, han crecido en préstamos a pymes en plena recesión.