Sus impuestos han crecido un 576% en una década

Las operadoras móviles invertirán unos 3.000 millones anuales en nuevas redes

Redtel, la patronal que agrupa a Telefónica, Vodafone, Orange y Ono, estima que las operadoras móviles incrementarán en un 50% sus inversiones actuales para poder desplegar las redes de nueva generación, lo que supondrá entre 3.000 y 3.750 millones anuales.

El presidente de Redtel, Miguel Canalejo, defendió ayer el papel inversor de las operadoras españolas y dijo que si las inversiones en las redes actuales han rondado los 2.000 ó 2.500 millones de euros anuales, las inversiones que ejecutarán para desplegar las nuevas redes LTE se incrementarán en más de un 50%. Canalejo añadió, no obstante, que esta inversión está pendiente de la reordenación del espectro radioeléctrico e instó al Gobierno a que acelere la licitación y asignación de las frecuencias móviles "para dar respuesta a las necesidades que existen", según advirtió en la presentación de un informe sobre "El pasado, presente y futuro de las comunicaciones móviles".

Redtel aclaró que el compromiso inversor dependerá finalmente del modelo de reparto de espectro por el que opte el Ejecutivo y se mostró partidaria del concurso frente a la fórmula "meramente recaudatoria" de la subasta. "El método del concurso ya se ha usado en España con buenos resultados están a la vista. ¿Por qué cambiar algo que ha funcionado tan bien?", se preguntó Canalejo, quien matizó que entiende que se pueda optar por un modelo mixto, aunque defendió que el concurso "premiará la extensión de las nuevas tecnologías a las zonas rurales".

Menos fiscalidad

Redtel: "Google y Apple también tienen su papel para lograr un internet abierto"

Canalejo aprovechó también el encuentro para denunciar la excesiva presión tributaria que sufren las operadoras y apuntó que sus impuestos han crecido un 576% en la última década. Puso como ejemplo la tasa de RTVE "que por injusta tenemos recurrida". "Mientras los ingresos audiovisuales de las operadoras móviles fueron de 24 millones en 2009, el impuesto por esta tasa ascendió a 136 millones. No es buena política subir los impuestos, y menos en un sector que está dispuesto a invertir a pesar de las malas condiciones económicas".

La patronal señaló que existen las bases para que este sector siga siendo exitoso, gracias al enorme potencial del internet móvil, pero defendió que en el nuevo escenario los proveedores de aplicaciones tendrán que compartir sus ingresos con las operadoras y contribuir al gasto de construir las redes. "Las empresas que están llamadas a participar en el móvil, como Google, son menos reacias a discutir este tema que lo son en el fijo", dijo Canalejo, que apuntó que "esto no tiene nada que ver con la neutralidad de la red, pero sobre esto solo pedimos que nos dejen gestionar el tráfico, porque en el móvil es más complicado, ya que el espectro es limitado y el acceso compartido". Además, el presidente de Redtel se quejó del control que se quiere ejercer sobre las telecos. "Hay otras empresas igualmente importantes para garantizar un internet abierto, y no se dice nada, por ejemplo, sobre si Apple tiene todo cerrado o sobre las políticas de Google".

El problema de las antenas alegales

Redtel advirtió que el sector está sufriendo una gran transformación con el crecimiento del internet móvil, mientras que el negocio de la voz, que es el que proporciona los ingresos para la inversión, está casi plano. En este contexto, Canalejo alertó de otro problema "grave": el LTE multiplicará por tres las actuales antenas hasta las 200.000 y "la burocracia local nos impide instalarlas, lo que está provocando que muchas estén colocadas de forma alegal". Canalejo, que no precisó cuántas, destacó que hay ayuntamientos que llevan tres años sin conceder licencias, lo que paraliza todo el despliegue, y dijo que el sector soporta un coste de 200 millones de euros por las cargas administrativas, a lo que hay que sumar otros 20 millones por los 8.000 recursos jurídicos que tiene abiertos por la tasa de ocupación del dominio público municipal. "Muchos ayuntamientos no ven la relación entre los servicios y las antenas, pero deben tener claro que sin el despliegue de estas antenas no recibirán otras inversiones, lo que les restará competitividad en el futuro".