Mas cree que hay "gato encerrado"

Las empresas alaban la privatización de El Prat pero los partidos quieren ver la letra pequeña

El sector empresarial catalán ha valorado positivamente que el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, abra la puerta a la gestión privada en régimen concesional de Barajas y El Prat, mientras que los partidos políticos se quieren ver la letra pequeña de la propuesta y han evidenciado su escepticismo porque quieren que la Generalitat tenga peso decisivo.

El presidente de Abertis, Salvador Alemany, ha confirmado que el grupo de infraestructuras español estudiará si opta a la gestión privada de El Prat y de Barajas y ha recordado que la compañía abrió una línea de negocio en el ámbito de la gestión aeroportuaria porque esperaba que llegara "este momento".

El también presidente del Círculo de Economía ha valorado positivamente, como representante de esta institución, el modelo de concesión administrativa que quiere impulsar al Gobierno porque permite una "buena combinación entre lo público y lo privado", permitiendo una gestión empresarial pero siempre de acuerdo con el interés general.

Ferrovial también ha mostrado interés en entrar en el capital y la gestión del operador de la red de aeropuertos españoles Aena, y de los aeropuertos de Madrid y Barcelona, con lo que el Ministerio de Fomento ya ha recibido "más de una docena" de ofertas.

Del sector de las aerolíneas ha hablado el presidente de Vueling, Josep Piqué, que espera que la "decisión sea rápida" y que impulse el sector aéreo, turístico y la competitividad de Catalunya y España.

Por su parte, la Cámara de Comercio de Barcelona ha considerado "positivo" el anuncio, pero ha reclamado que antes de ceder la gestión al sector privado con una concesión se cree un consorcio que gestione el aeropuerto de El Prat con presencia de Estado, Generalita y Administración local.

Las patronales también han valorado el anuncio y Fomento del Trabajo, presidida por Juan Rosell, ha asegurado que la decisión es "un paso positivo" si conlleva una gestión individualizada de estas infraestructuras. Fepime ha considerado que es "un primer paso en la buena dirección para conseguir una autonomía total y más próxima y sensible al territorio".

Mucha cautela política

Mientras las empresas ven con buenos ojos la privatización ante el potencial negocio que supone, la esfera política ha recibido con prudencia el anuncio.

El virtual presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado que ve "gato encerrado" en la propuesta, y ha criticado que el Estado se reserve el control de la gestión de la infraestructura, al gozar del 51%: "Esto es querer dar una sensación de que se ganará mucha autonomía cuando el Estado se reserva el control a través de la mayoría"

"No queremos que los aeropuertos catalanes estén gestionados por el Gobierno a 600 kilómetros y de forma homogénea respecto a otros aeropuertos que no tienen nada que ver con los nuestros", ha añadido. Así, ha reclamado que la decisión debe tomarse de forma consensuada con la Generalitat porque "no es una diputación provincial".

El conseller de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat en funciones, Joaquim Nadal, ha calificado de "noticia importante" la propuesta, pero ha instado al Gobierno a aclarar la "única incógnita" de "cuál sería el papel institucional del Gobierno de la Generalitat en los temas concernientes al Aeropuerto del Prat".

Ha reconocido que la decisión "representa un cambio en la política que había mantenido el Gobierno español" hasta ahora para mantener a Aena como "una estructura muy centralizada y estatal".

El presidente de ERC, Joan Puigcercós, ha vaticinado que será un "desastre" si El Prat y Barajas son gestionados por la misma compañía, y ha argumentado que la clave es que si la empresa que trabaja en Barcelona es diferente a la de Madrid se esforzará por encontrar "nuevas compañías, nuevas rutas, hará el aeropuerto más eficiente y buscará captar enlaces transoceánicos".

El resto de partidos ha sido todavía mucho más críticos. El secretario general de ICV, Joan Herrera, ha lamentado la privatización de El Prat porque es un ejemplo del "enésimo giro a la derecha de Zapatero", y se ha mostrado preocupado porque el socialista apueste "exclusivamente" por la privatización.

El dirigente de Solidaritat Catalana per la Independecia (SI) Uriel Bertran ha lamentado que Zapatero, "se ríe" de los catalanes privatizando El Prat sólo tres días después de las elecciones autonómicas, y ha criticado que, con esta decisión, Zapatero cierra la puerta definitivamente a que la Generalitat sea quien decida sobre un infraestructura que debería ser "100 por ciento de soberanía catalana".

Por último, el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha destacado que la privatización parcial del Aeropuerto de El Prat es "una buena noticia", y supone un cambio estructural importante, pero ha indicado que en este cambio, debería haber presencia de las instituciones, y entre ellas, del Ayuntamiento de Barcelona.