Los directivos comparecen juntos tras la fusión

Vázquez y Walsh afirman que crecer es la prioridad de la fusión de Iberia y BA

Los primeros espadas de la recién creada IAG comparecieron ayer en Madrid. El logro de unas sinergias de 400 millones, un ambicioso plan de crecimiento y estudiar la ampliación de su alianza son las prioridades para Iberia y British después de haber sellado su fusión este lunes.

Tras la aprobación el pasado lunes por las juntas de accionistas de Iberia y British Airways (BA) de la fusión entre las dos grandes aerolíneas europeas, el presidente de la nueva sociedad denominada IAG, Antonio Vázquez, y su consejero delegado, Willie Walsh, comparecieron conjuntamente ayer en un hotel de Madrid ante los medios de comunicación.

El clima entre ambos fue de gran cordialidad y el directivo español, Vázquez, trató por todos los medios de demostrar que la responsabilidad ejecutiva del nuevo grupo correspondía desde ayer mismo a Willie Walsh, de quien dijo que no podría encontrarse un profesional más adecuado en el mundo de la aviación comercial para ocupar ese puesto.

En respuesta a los periodistas, Walsh, señaló que la cabecera que se ha creado para dirigir la fusión de Iberia y BA tiene una estructura que será "escalable" de manera que permita la entrada de otras empresas aéreas en el accionariado. Walsh indicó que IAG incorporará en el futuro a otras compañías que sean "las mejores" de la industria. Pero también advirtió que serán "pacientes" a la hora de dar entrada a los nuevos socios.

El grupo prevé ampliar su unión incorporando a las "mejores aerolíneas"

Antonio Vázquez aseguró que el pasado lunes fue un "día transcendental" para la aviación comercial en Europa con la aprobación de la fusión de Iberia y British por sus respectivos accionistas y cuyo resultado ha sido "la creación de un grupo líder mundial".

El ejecutivo español evitó contestar cualquier pregunta sobre la identidad de los posibles candidatos a incorporarse a IAG en un futuro próximo. Se extendió, sin embargo, en desarrollar un razonamiento por el cual señalaba que la gran prioridad de grupo tras la fusión será "abordar un ambicioso plan de crecimiento".

La unión de Iberia con British Airways generará al año unos ingresos de cerca de 15.000 millones de euros. Para Vázquez, esta cifra de negocios se conseguirá como resultado de "un crecimiento consolidado" que no se podría alcanzar si cada una de las compañías lo intentara en solitario.

Walsh abundó en esta idea y afirmó que ambos socios están trabajando en la creación de una plataforma informática común y aludió a la "excelente" oportunidad de crecimiento que presenta el hub de Madrid-Barajas ante el estancamiento de la capacidad de Londres-Heathrow.

Vázquez recordó que durante los dos años que ha durado la negociación para la fusión "las cosas no han sido fáciles", pero se ha seguido adelante porque lo que "une a las compañías es mucho más que lo que las separa".

Abaratar y flexibilizar el corto radio

Antonio Vázquez aseguró que Iberia tiene que cambiar el modelo de explotación de las rutas de corto y medio radio "rápidamente" para aliviar "las ineficiencias" de la alimentación del largo radio, segmento en el que ha basado su estrategia de crecimiento.

Vázquez consideró contraproducente fijar una fecha límite para tomar una decisión sobre si se crea una compañía de bajos costes fuera de Iberia para abordar este cometido, o si por el contrario se abordan estos tráficos desde dentro de la actual estructura.

Vázquez señaló que no le importa la vía por la que se consiga el abaratamiento y la flexibilización en la explotación de las rutas de medio y corto radio de la española, pero que "conseguirlo es irrenunciable".

Preguntado por los efectos de las incidencias en el tráfico aéreo con motivo de los problemas con los controladores aéreos en Madrid-Barajas, Vázquez reconoció que la aerolínea está perdiendo "millones de euros" y se mostró esperanzado en que AENA, solucione el conflicto.