Aboga por reformas "en el sistema estructural"

PPE transmite tranquilidad a congresistas de EEUU sobre la economía española

El secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López-Istúriz, transmitió hoy a congresistas y empresarios de Estados Unidos "una nota de tranquilidad" sobre la economía española ante la presión de los mercados.

López-Istúriz aprovechó su semana de reuniones con empresarios y legisladores en Washington para transmitir ese mensaje con respecto a la inquietud que algunos operadores manifiestan sobre la marcha de algunas economías europeas tras el rescate de Irlanda.

"Hoy no es el caso. Yo siempre he querido aportar esa nota de tranquilidad. España no está en los planes de la Unión Europea de planes de rescate", señaló el político español a periodistas tras una reunión con congresistas en el Capitolio.

El parlamentario europeo reiteró ese mensaje también frente a representantes de empresas europeas y estadounidenses reunidos en Washington, como Telefónica, Dell, IBM, Verizon o AT&T.

El nerviosismo de los mercados sobre España se agudizó esta última semana, a pesar de que la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) acordaron un rescate a Irlanda para neutralizar un potencial contagio en la zona euro.

Sin embargo, López-Istúriz advirtió que la situación económica podría cambiar y agregó que un eventual rescate "podría darse en el futuro" si no se toman ciertas medidas "en los próximos cuatro meses".

"España está en una situación difícil, muy complicada. Pero (el presidente español) José Luis Rodríguez Zapatero está a tiempo de realizar las reformas", afirmó.

Ese "cambio de estrategia" debería consistir, en su opinión, en adoptar reformas "en el sistema estructural", entre otros, el régimen de financiación autonómica.

El secretario general del PPE se reunió con demócratas y republicanos durante el viaje anual que su partido efectúa a EEUU y como "toma de contacto" tras los resultados de las elecciones legislativas de este país en noviembre.

Entre otros políticos, mantuvo encuentros con el senador republicano John McCain y los hermanos Mario y Lincoln Díaz-Balart, ambos congresistas republicanos, así como los congresistas demócratas Albio Sires (Nueva Jersey) y Brad Sherman (California).

Además de una reflexión sobre la crisis económica, las conversaciones versaron sobre las relaciones de la UE y EEUU con Cuba.