Destaca la buena situación de la banca

Morgan Stanley: España será el país con mejor comportamiento en Europa si se alivia la crisis de deuda

España será el país que registre el mejor comportamiento en Europa una vez que se alivien los temores sobre la deuda soberana y vuelva el crecimiento económico, según un estudio del servicio de análisis en Europa de Morgan Stanley, que destaca la buena situación del sistema bancario español y la mejora del escenario político en el país desde la aprobación de los presupuestos para 2011 y por las reformas en marcha.

En su último informe sobre previsiones para 2011, los analistas aseguran que la "gran sorpresa" en un escenario positivo ('bull scenario') es el repunte de los mercados españoles, lo que contrasta con la actual visión de España, dominada por las preocupaciones acerca de su crecimiento potencial, su endeudamiento, su sector bancario y las persistentes preocupaciones por la deuda soberana en la periferia de la eurozona.

Este escenario positivo asume un crecimiento global mayor del esperado, que se mantenga la política monetaria acomodaticia y que las autoridades europeas estabilicen los mercados bancarios y de deuda soberana, quizás mediante el denominado 'Quantitative Easing'.

En su opinión, esto supondría un riesgo mucho menor de contagio y de la propagación de la crisis financiera a España y se conseguiría así impulsar el crecimiento del PIB en la periferia y mejoraría el apetito por el riesgo, ayudando a disipar los temores sobre la sostenibilidad de la actual carga de deuda.

Expectativas de crecimiento realistas

A estos factores habría que sumarles otros propios de España, que refuerzan esta opinión sobre el comportamiento del país en un escenario positivo. Entre ellos, reconoce que las expectativas de crecimiento para España son ahora más realistas y las estimaciones de la entidad están por encima de la media y de las previsiones realizadas a principios de año, pese a que siguen siendo cautos en el corte y medio plazo.

Morgan Stanley ve "signos de vida" en las exportaciones, la industria e incluso los descensos moderados de los precios de la vivienda. "Incluso el escenario político, desde la aprobación de los presupuestos de 2011 hasta las reformas estructurales en marcha, ha mejorado", agregó.

Por otro lado, añade que el sistema bancario español está en mejor forma que el irlandés, pese a que han sufrido problemas similares. Así, señala que la regulación es más conservadora en España, que los principales bancos siguen siendo rentables y que las pruebas de estrés realizadas a la banca se consideraron en general creíbles y su nivel de información "mucho mejor". "La transparencia general y la visibilidad del sistema bancario español es relativamente alta", remarca.

Además, recalca que la posición financiera de los bancos españoles está mejorando, al mismo tiempo que reducen su dependencia del BCE, algo que no ocurre con Irlanda, Portugal y Grecia. Además, considera que los CDS de la banca española se mantendrán por debajo de los máximos del segundo trimestre del año, pese al nuevo récord de los soberanos alcanzados esta semana.

El riesgo de impago en la deuda soberana española está por debajo del de otros países de la periferia y su calidad del crédito es mayor dado que el ratio de la deuda respecto al PIB es menor. Asimismo, subraya la amplia base de inversores nacionales en el mercado de deuda española, por encima de los niveles de Irlanda, Portugal y Grecia, reduciendo así el riesgo de una escasez de financiación en los mercados. De hecho, sólo el 42% de los tenedores de bonos gubernamentales españoles son no residentes.

Además, señala que el sector bancario nacional con el tiempo tendrá una capacidad significativa para aumentar la cantidad de deuda nacional que posee. De hecho, apunta que podría destinar hasta 200.000 millones de euros a la compra de deuda soberana para, pasar del 5% del total de bonos españoles que posee ahora hasta el nivel del 9%-10% que llegó a registrar en 2001-2003.