También señalan a su esposa

La CNMV estadounidense acusa a un exsocio de Deloitte de filtrar información

La Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés) ha acusado a un exsocio de Deloitte Tax LLP y su esposa de filtrar en reiteradas ocasiones información confidencial de compras y fusiones a varios miembros de su familia en el extranjero en una trama de información privilegiada con la que se estima obtuvieron beneficios ilegales de aproximadamente tres millones de dólares.

La CNMV estadounidense alega que Arnold McClellan y su esposa Annabel, que residen en San Francisco, proporcionaron entre 2006 y 2008 información por adelantado de al menos siete compras confidenciales planeadas por clientes de Deloitte a la hermana y el cuñado de Anabel, que residen Londres.

Después de recibir estos "consejos ilegales", el cuñado de Anabel tomó posiciones financieras en compañías estadounidenses que eran objeto de los adquisiciones de los clientes de Arnold McClellan. Las operaciones eran programadas mediante conversaciones entre Annabel McClellan y su hermana o mediante visitas personales a su domicilio. La mitad de los beneficios de las operaciones se enviaban a Annabel McClellan.

Asimismo, la SEC confirma que la Autoridad de Servicios Financieros del Reino Unido (FSA por sus siglas en inglés) también ha iniciado cargos contra los dos parientes del matrimonio McClellan, James y Miranda Sanders. Además, la FSA también acusa a varios compañeros de James Sanders a los que pasó información que no era pública en el marco de su trabajo en una empresa de derivados. Así, los beneficios por esta información pueden ascender a 20.000 millones de dólares.

El director de la división de Enforcement de la SEC, Robert Khuzami, explica que los McClellan podrían haber pensado que eran capaces de ocultar este sistema ilegal al tener parientes cercanos al otro lado del océano a cargo de las operaciones ilegales. "En los tiempo que corren, ya sea a través de los océanos o los mercados, la SEC y sus socios están comprometidos con identificar y perseguir la información privilegiada ilegal", añade.

Por su parte, el director de la oficina regional de San Francisco de la SEC, Marc J. Fagel, añadió que Deloitte y sus clientes confiaron en Arnold McClellan y le proporcionaron información altamente confidencial y él, con la colaboración de su esposa, abusó de esa confianza y utilizó su acceso de máximo nivel a secretos corporativos para su propio beneficio y el enriquecimiento de su familia.