Por cuestiones previas a su compra por la española

Una filial de ACS en EEUU multada con 22 millones

Schiavone, una de las filiales de construcción de ACS en Estados Unidos, pagará una multa de 22,4 millones de dólares (unos 17,2 millones de euros) tras admitir que cometió irregularidades en la subcontratación de obras entre 2002 y 2007, antes de que la empresa fuera adquirida por el grupo español de construcción.

La firma ha alcanzado un acuerdo de conciliación con la oficina del fiscal de Estados Unidos para el distrito Este de Nueva York, encargado de la investigar las contrataciones.

"El acuerdo permite a Schiavone superar la investigación", indicó en un comunicado la compañía que ACS compró en diciembre de 2007 con el fin de reformar su presencia en el mercado constructor estadounidense.

Schiavone, fundada en 1956, tiene su sede en New Jersey y se dedica a la rehabilitación y construcción de grandes obras civiles como puentes, grandes avenidas y carreteras, entre otras, en la zona Noreste del país.

En su comunicado, la firma aseguró que todas las actividades objeto de la investigación se produjeron antes de que fuera adquirida por parte del grupo español. Asimismo, garantizó que ha "cooperado plenamente" con las entidades gubernamentales involucradas en la investigación.

Además, subrayó que desde que está controlada por ACS ha articulado "políticas y procedimientos para garantizar el cumplimiento de todos los requisitos legales y contractuales relativas al cumplimiento de los programas de contratación de los programas federales que financian proyectos de construcción".