Junta general extraordinaria de accionistas

Prisa inicia una nueva etapa como multinacional de tecnología avanzada

Prisa inicia una nueva etapa como multinacional de tecnología avanzada después de que sus accionistas dieran luz verde el sábado a la entrada de Liberty en su capital social. El grupo quiere que, en cinco años, al menos el 20% de sus ingresos provenga de operaciones digitales.

Prisa inicia una nueva etapa como multinacional de tecnología avanzada
Prisa inicia una nueva etapa como multinacional de tecnología avanzada

La junta extraordinaria de accionistas del grupo Prisa (editor de CincoDías) aprobó el sábado la operación pactada con Liberty que convierte a los inversores

del fondo estadounidense en accionistas independientes de la compañía. Asimismo, la junta dio luz verde a la renovación del consejo de administración, con siete incorporaciones y una mayoría de independientes.

Con estas medidas, el grupo inicia una nueva etapa que su consejero delegado, Juan Luis Cebrián, calificó como la de "la Prisa del siglo XXI". Un "cambio profundo" que supone "la transformación de la empresa en una compañía de tecnología avanzada", explicó.

PRISA 1,47 -2,26%

La nueva estrategia implica transformar el negocio tradicional, "todavía generador de altos márgenes", mediante su integración en las tecnologías digitales, "lo que demanda un esfuerzo considerable de consolidación de las operaciones a través de las diferentes unidades".

La base de este nuevo modelo pasa por convertir al consumidor en el centro de las actividades del grupo, conociéndole de forma más profunda e interactuando con él. Y también pasa por alianzas estratégicas para la producción y distribución de contenidos.

Con estas medidas en marcha, Prisa espera tener en no más de cinco años un banco de datos con 30 millones de usuarios registrados y conocimiento suficiente sobre los mismos. "Hemos comenzado ya la construcción de una plataforma digital común y transversal para todas las unidades del grupo, que permita cambiar los hábitos en la contratación publicitaria, compartir los contenidos, optimizar nuestra política de marcas globales y potenciar la gestión de los muy abundantes derechos de propiedad intelectual que nuestras empresas poseen. Nuestro objetivo es que, dentro de esos cinco años, al menos el 20% de los ingresos del grupo provengan de las operaciones digitales", precisó Cebrián.

Futuro sólido y estable

El consejero delegado recordó que la combinación de negocios con Liberty se inscribe en el marco de la reestructuración que ha tenido que acometer Prisa para asegurarse un futuro sólido y estable. Una reestructuración que ha exigido reforzar fondos propios y vender activos, con operaciones como la desinversión del 25% de Santillana, la fusión de Cuatro y Telecinco o la entrada de Telefónica y Telecinco en la plataforma de pago Digital+. Asimismo, destacó el proceso de refinanciación de la deuda acometido y la extensión de su periodo de maduración, todo ello hecho a precios "muy convenientes, con un margen de 250 puntos básicos sobre el euríbor".

Según desveló, el conjunto de las operaciones acometidas a lo largo de 2010 va a suponer una entrada de caja para Prisa de 1.900 millones de euros y una atribución de valor en acciones de la nueva Telecinco de 561 millones. Estos recursos se utilizarán, sobre todo, para reducir deuda. No obstante, la empresa mantendrá 200 millones para restaurar el capital circulante y financiar las operaciones de reestructuración pendientes. "Adicionalmente, hemos pactado una capacidad de endeudamiento en determinadas filiales para acometer proyectos de inversión, fundamentalmente en Brasil y Estados Unidos", agregó.

Tareas pendientes

Juan Luis Cebrián, que agradeció la "lucidez y generosidad" del accionista de referencia del grupo (la familia Polanco) en este proceso, quiso dejar claro que garantizar el futuro de la compañía solo ha sido el primer paso. "Sabemos que todavía nos queda una ardua tarea por delante", dijo.

En este sentido, enumeró los asuntos que se van a impulsar en el futuro. El primero, transformar "profundamente" la cultura empresarial, de perfil familiar, hacia el modelo de una multinacional cotizada en los mercados internacionales. El segundo, poner en marcha un plan de reestructuración en profundidad que mejore la rentabilidad y la eficiencia operativa del grupo. El tercero, definir los modelos de negocio en medio del actual cambio tecnológico.

Finalmente, se refirió a la necesidad de renovar y rejuvenecer los equipos directivos ("algo que ya hemos comenzado a hacer") y diseñar una estrategia que permita considerar el porvenir de Prisa "al margen de personalismos de cualquier tipo", operando como una empresa bien organizada, generadora de valor y capaz de prolongarse en el tiempo.

"Solo así quedarán garantizados los aspectos institucionales que caracterizan a este grupo en su compromiso con la democracia, las libertades individuales y los derechos humanos, la economía de libre mercado y los principios de solidaridad social que siempre hemos defendido", afirmó.

La operación pactada con Liberty, que se articula mediante la adquisición del 100% del fondo estadounidense por parte de Prisa a través de una ampliación de capital en especie con un canje de acciones, permitirá al grupo de comunicación español obtener una caja neta de 650 millones de euros. A esta cifra habrá que sumar otros 482 millones en tres años y medio si, finalmente, los accionistas ejercitan los derechos de suscripción en forma de warrants previstos en la transacción. Esto eleva el montante total de la ampliación de capital aprobada el sábado a 1.132 millones.

Estos cambios supondrán que Prisa comenzará a cotizar, además de en la Bolsa de Madrid, en el mercado de valores de Nueva York y que, al término del proceso previsto, pase a contar con un free float cercano al 70% del capital social de la compañía. El otro 30% estará en manos del actual accionista de referencia, que permanecerá como accionista de control, lo que garantiza la continuidad de la gestión.

"La nueva estructura permitirá continuar reduciendo deuda hasta situarnos en niveles de apalancamiento comparables a los del sector, incrementará extraordinariamente la liquidez de la acción en el mercado, reforzará los criterios de gobierno corporativo y justifica los cambios propuestos en el consejo de administración, que reunirá mayor diversidad y experiencia", indicó el consejero delegado del grupo.

La compañía lanza una nueva marca como parte de un proyecto amplio de cambio de imagen

"La nueva Prisa es una compañía global, con intereses globales y cultural global. Demanda también, por eso, un símbolo global". Así presentó el consejero delegado de la compañía, Juan Luis Cebrián, la nueva marca de Prisa ante la junta extraordinaria de accionistas del pasado sábado.

Una novedad que forma parte de un ambicioso proyecto de cambio de imagen y reorganización en su arquitectura de marcas", según explicó la empresa en un comunicado.

El spot con el que Prisa presentó su nueva imagen recoge algunos de los elementos que el grupo quiere que sean fundamentales en su nueva etapa: el usuario como centro de su actividad y una oferta de contenidos de la calidad que sirva para ayudar a mejorar el nivel de vida e impulsar el desarrollo cultural.

La nueva estrategia ha sido diseñada por la consultora Corporate Vision Strategists, responsable de otros cambios de imagen, como el de Iberdrola.

"Prisa lleva décadas lanzando al mundo palabras e imágenes, ideas y emociones, formulando preguntas que constituyen el motor de los cambios", señala el spot.

"El futuro es el presente, un mundo en libertad en el que las personas están en el centro de todo, un universo en el que ya no existen los límites del tiempo y del espacio. Queremos ayudar a mejorar la calidad de vida de la gente, compartiendo sus emociones y participando de sus inquietudes, contribuyendo a su desarrollo cultural", añade el anuncio promocional de Prisa.

Cebrián pide consenso entre las fuerzas políticas

El consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, destacó la misión de los medios de la compañía "de cooperar al consenso necesario entre las fuerzas políticas sin el que será imposible salir de la situación en que nos hallamos". Vaticinó que las "adversas circunstancias económicas" actuales "van a prolongarse aún algunos años". Es más, subrayó que "es el sistema entero el que está sometido a un proceso de cambios que los responsables políticos de muchos países, y singularmente los de la Unión Europea, se niegan a reconocer". El directivo recordó que España está siendo "injustamente atacada", aunque matizó que esos mismos mercados "son los que hoy depositan su confianza en el futuro de nuestra empresa, que es española y actúa en un sector abrumado por los problemas".

Recuerdo para Pancho Pérez González

El presidente de Prisa, Ignacio Polanco, concluyó su discurso ante la junta extraordinaria de accionistas con unas palabras de recuerdo para el editor Francisco Pancho Pérez González, fundador junto a Jesús de Polanco de la editorial Santillana y uno de los principales accionistas de la compañía, y que falleció a finales del pasado mes de octubre. "Estoy convencido de que apoyaría, como todo lo que él hacía, entusiásticamente, las propuestas que les presentamos", aseguró.

Ignacio Polanco también agradeció a los consejeros que abandonaron su puesto en el consejo el sábado su "colaboración inestimable, sin la cual no seríamos lo que hoy somos", sus "valiosas aportaciones" que han "contribuido al desarrollo" de Prisa y los "largos años dedicados" a la empresa.

Polanco subraya la "clara vocación transatlántica"

El presidente del grupo Prisa, Ignacio Polanco, destacó el pasado sábado en su discurso ante la junta general de accionistas la "nueva etapa" que ha iniciado la compañía, "cotizando a ambos lados del océano y con una clara vocación transatlántica".

"Quiero reafirmar ante ustedes nuestro compromiso con lo que significa Prisa", manifestó el directivo. "Somos un referente en el mundo de los medios de comunicación y de la cultura en lengua española. Y precisamente para seguir siéndolo es para lo que promovemos los cambios que hoy les sometemos a su aprobación".

Así, el directivo calificó de "hito del proceso de recapitalización" las dos ampliaciones de capital aprobadas por la junta, que permitirán la entrada como socio de la sociedad americana Liberty Acquisition Holdings. "El control seguirá donde estaba, aunque la mayoría de la sociedad operará en el mercado", explicó.

La entrada de Liberty, informó el presidente de Prisa, se une la compra en abril por parte del fondo DLJ South American Partners del 25% de Santillana, y la materialización próximamente de la venta de sendas participaciones en Digital+ y Cuatro a Telefónica y a Telecinco.

Esta nueva etapa que afronta el principal grupo de medios de comunicación en español y portugués hace "imprescindible", en su opinión, "reforzar el gobierno corporativo y contar con la colaboración" de "insignes personalidades" que se han incorporado al consejo. El presidente de Prisa, de esta manera, destacó la figura de Juan Arena y Emmanuel Román, "destacados financieros", uno en España y el otro en Reino Unido. Además, tuvo palabras de elogio para Alain Minc, quien, además de haber sido presidente del consejo de vigilancia de Le Monde, es un "prolífico escritor". Citó a su vez al ex presidente de México, Ernesto Zedillo, "cuya obra es colosal, tanto cuando ocupaba puestos políticos destacados como ahora en la Universidad de Yale".

Por último, Polanco destacó la aportación del "mundo anglosajón", representado por "dos verdaderos expertos del mundo financiero norteamericano que, además, han sido los impulsores de este proyecto", Nicolas Berggruen y Martin E. Franklin, y por un "profundo conocedor" del mercado de los contenidos, Harry Sloan, "que a buen seguro contribuirá a ayudarnos a conocer el mundo audiovisual americano".

Respecto de la evolución de la economía, el presidente del grupo calificó de "tremendamente convulsos" los últimos años. "Nosotros no hemos sido ajenos al cataclismo que ha conmocionado a los mercados". En este difícil entorno macroeconómico, "de enorme inestabilidad en los mercados en general y en los medios de comunicación en particular", ha sido en el que Prisa ha tenido que llevar a cabo una "transformación empresarial" para "afrontar un futuro incierto". Polanco explicó que en este periodo, la compañía ha emprendido "un proceso de reestructuración de la deuda financiera, de desinversión de ciertos activos relevantes y de reforzamiento de la estructura de capital".