Si no se adoptan medidas

Citi: Portugal podría ser rescatado este año y España "poco después"

Citigroup cree que Portugal "probablemente" se verá forzado a solicitar ayuda antes del final de 2010 y que España tendrá que hacerlo "poco después" si no se adoptan medidas, al tiempo que avisa de que los recursos existentes en el programa de ayuda creado por la Unión Europea y el FMI son insuficientes.

Así lo señala una presentación realizada por el economista jefe de Citigroup, Willem Buiter, que pone de relieve las implicaciones de rescatar a España, aunque desde la entidad financiera matizan que se trata de un "escenario catastrófico que se alcanzaría sólo en caso de que no se tomen medidas".

"Es un escenario posible, pero no probable", señaló un alto responsable de la filial española, que añadió que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tiene "margen de maniobra" para adoptar nuevas medidas en el sector financiero y el sector público, aunque "hay que aplaudir" las ya adoptadas.

La presentación de Buiter señala que España cuenta con un "débil gobierno central", con "poco control sobre las Comunidades Autónomas y municipios". Además de poner de relieve las "pobres perspectivas de crecimiento" y el elevado desempleo, critica la "lentitud" de las principales reformas estructurales y la reforma laboral, que es "menos de lo que parece".

Asimismo, Buiter asegura que existen "pérdidas no reconocidas en los balances de las cajas y los bancos cotizados", relacionadas con el estallido de la burbuja inmobiliaria.

En la presentación, a la que ha tenido acceso Efe, el economista jefe de Citigroup alerta de las implicaciones que supondría un eventual rescate de España, ya que sostiene que el fondo europeo de ayuda "parece pequeño, muy pequeño, demasiado pequeño", en línea con las opiniones expresadas por muchos expertos en los últimos días.

En concreto, considera que los 440.000 millones aportados por los estados miembros de la eurozona quedarían reducidos a una horquilla de entre 250.000 y 300.000 millones por la necesidad de mantener parte de la cantidad total como garantía y por el impacto de la pérdida de solvencia de diferentes países, cuya deuda ha dejado de tener la máxima nota (AAA).

Por ello, coincide con otros expertos en que el fondo permitiría cubrir las necesidades de financiación de Irlanda y Portugal durante tres años, pero no de España, por lo que reclama que el Banco Central Europeo (BCE) tome cartas en el asunto y renueve el programa.

Tensiones en el mercado de deuda

Buiter, profesor de la prestigiosa London School of Economics, cree que las tensiones se han reavivado en el mercado de deuda soberana también por otros motivos, tanto macroeconómicos como políticos. "Los objetivos de crecimiento en los países periféricos cada vez más se ven como ambiciosos", señala la presentación, que destaca el calentamiento de la situación política en Irlanda y Grecia.

En cuanto el sector financiero, señala que existen "demasiadas entidades 'zombie' de facto en demasiados países" y que muchos bancos sufren una falta de capital, un exceso de endeudamiento y una ausencia de transparencia.

Además, considera que los test de solvencia para comprobar la salud de la banca han quedado ahora "completamente desacreditados", después de que no detectaran los problemas de las entidades irlandesas.