Nuevos negocios

Matarromera se adentra en la cosmética basada en el vino

La bodega de Ribera del Duero lanza al mercado la marca Esdor, con la que prevé ingresar más de dos millones.

Matarromera se adentra en la cosmética basada en el vino
Matarromera se adentra en la cosmética basada en el vino

Las bodegas españolas tienen fama de conservadoras, de apostar sobre seguro y no ir más allá del camino conocido. Pero algunos nombres tratan de salirse del recorrido y diferenciarse. æpermil;sa es la ruta que ha elegido, por ejemplo, la bodega Matarromera, que en los últimos años ha sorprendido al sector con el lanzamiento de una variedad de vino sin alcohol y ahora sigue la misma pauta al desembarcar en un negocio que, a priori, nada tiene que ver con los usos vinícolas: acaba de entrar en la industria cosmética a través de la marca Esdor.

"Hemos dedicado cinco años a la investigación y hemos conseguido un cosmético de alta gama", explica el presidente de Matarromera, Carlos Moro. "Ahora tenemos más gente vendiendo cosméticos que vino", reconoce. La fórmula de Esdor tiene como base los polifenoles del vino, es decir, los compuestos beneficiosos para la salud, que entre otras propiedades tienen efectos antioxidantes. En concreto, el Eminol, que ralentiza el proceso de envejecimiento.

En cuanto a su comercialización, Carlos Moro asegura que el grupo bodeguero "ha ido a lo difícil, a la cosmética de farmacias". Un segmento comercial más restrictivo en cuanto a volúmenes pero cuyos márgenes son más atractivos para los fabricantes que los cosméticos de gran consumo. "En una previsión conservadora, esperamos una facturación para 2011 cercana a los 2,3 millones de euros", explica el presidente y principal accionista de la bodega de Ribera del Duero. El primer paso para la distribución de Esdor ha sido un acuerdo con El Corte Inglés para que el grupo de grandes superficies lo comercialice en su división de parafarmacia.

Pero éste no es el único proyecto que Matarromera ha lanzado al mercado a través de sus investigaciones de I+D, a las que destina más de la cuarta parte de su facturación, es decir unos cuatro millones de euros.

Por ejemplo, el grupo bodeguero está investigando cómo reducir las histaminas del vino para evitar el dolor de cabeza que en algunas ocasiones produce su consumo. Además, bajo el proyecto Cenit Senifood, está investigando cómo incorporar a distintos alimentos polifenoles del vino y disminuir los niveles de colesterol, la inflamación de las articulaciones o la hipertensión.

Pero una de sus principales apuestas ya está en el mercado. Bajo el paraguas de su marca Emina lanzó hace meses el primer vino sin alcohol que se comercializa en España, aunque "por motivos legales no puede denominarse vino porque tiene que tener una graduación de más de nueve grados", reconoce Carlos Moro. En España el producto quiere posicionarse como alternativa a la cerveza sin alcohol. Pero su principal mercado objetivo son los países árabes. "Hay 1.300 millones de potenciales consumidores", destaca.

Por el momento, es pronto para conocer el potencial de ventas de este producto, aunque el máximo responsable del grupo apunta que ya han realizado los primeros movimientos en Dubái para comercializarlo en los países del Golfo. A día de hoy, entre el 40% y el 45% de los ingresos de Matarromera se generan fuera de su mercado doméstico.

En cuanto a las posibilidades de crecer en España vía adquisiciones, Carlos Moro reconoce que cada día recibe propuestas para que adquiera bodegas con problemas financieros. Pero descarta hacer adquisiciones, "Lo que nos conviene es fortalecer las líneas que tenemos y consolidarlas". "No es positivo que haya tantas bodegas en venta porque hace mucho ruido, quizás es necesario que haya empresas más profesionales, porque hay muchas que tienen un tamaño muy reducido", afirma. Además, de cara a los próximos meses, Matarromera tiene previsto llevar a cabo una ampliación de capital, aún por determinar, para financiar su crecimiento.

La cifra

1.300 millones de potenciales consumidores de vino sin alcohol, ya que ésa es la población que profesa la religión musulmana.