Operación sin precedentes

Tres 'hedge funds', investigados por el FBI

Agentes del FBI han entrado en las oficinas de tres hedge funds -dos en Connecticut y otro en Boston- para investigar sus actividades. La operación se enmarca dentro de una investigación sin precedentes que lleva tres años en marcha y que se sospecha que puede acabar antes de fin de año con acusaciones a analistas, consultores y gestores.

Los fondos que han tenido que abrir sus puertas y archivos a los agentes han sido Diamondback Capital, Level Global Investors y Loch Capital Management. Los dos primeros están gestionados por personas que han trabajado antes para Steven Cohen de SAC Capital, uno de los mayores fondos de este tipo del país.

Diamondback comenzó a operar en 2005 y tiene bajo gestión activos valorados en 5.000 millones de dólares, Level, por su parte se creó en 2003 y tiene en su cartera 4.000 millones de dólares en activos. Loch Capital es mucho más pequeño, 750 millones de dólares, y sus fundadores conocen, según The Wall Street Journal, a un gestor de fondos, Steven Fortuna, que se declaró culpable en otro caso de información privilegiada, el Galleon. Fortuna está cooperando con las autoridades en la investigación.

Según la información del Journal, diario que dio cuenta de esta magna investigación, el FBI, la SEC y la oficina de la fiscalía de Manhattan ha seguido la pista a, entre otros, analistas independientes y boutiques de análisis. Desde una de ellas, Broadband Research de Oregón, se envió un e mail a unos 20 gestores de hedge funds y otros fondos explicando que el FBI había estado en sus oficinas. Entre otros, los destinatarios de este mail fueron las fiemas SAC Capital, Citadel y Janus Capital Group.