Ve "autodestructiva" la guerra del pasivo

El BCE se une al Gobierno y pide a las cajas que agilicen sus fusiones

El Banco Central Europeo (BCE) se sumó ayer al coro de voces que insta a las cajas a acelerar su consolidación. José Manuel González-Páramo, del organismo de Fráncfort, calificó de "autodestructiva" a medio plazo la lucha por el pasivo.

Nueva andanada de avisos para las cajas de ahorro. A principios de semana fue el gobernador del Banco de España quien abrió fuego al demandar que los órganos de gobierno de los bancos que actuarán como holding de las fusiones virtuales estén definidos antes de Navidad, el jueves se sumó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el viernes insistieron en el mensaje la vicepresidenta, Elena Salgado, y el Banco Central Europeo (BCE) quienes instaron al sector a meter la directa en su proceso de reordenación.

"Los procesos de asamblea y de configuración de los órganos de gobierno son lentos, porque hay que respetar los plazos estatutarios, pero antes del final de año tienen que estar elegidos los consejos de administración de todas las cajas nuevas. Si no, intervendrá el Banco de España", advirtió Salgado en Telecinco.

Solo una ronda

Rato y Olavarrieta consideraron esta semana que el ritmo es el "adecuado"

La vicepresidenta económica consideró durante la entrevista que "si se hacen los deberes, no será necesaria una segunda ola de fusiones". Actualmente, hay 12 de procesos en marcha -entre integraciones tradicionales y virtuales- que provocarán que se baje el número de entidades de 45 a 17. Las únicas firmas que no participan en ninguna operación son Ibercaja, Kutxa, Vital, Ontinyent y Pollença.

José Manuel González Páramo se expresó en una línea similar durante su intervención en unas jornadas sobre Basilea III. El miembro del comité ejecutivo del BCE destacó la necesidad de que las cajas que se integren en un sistema institucional de protección (SIP) dispongan cuanto antes con cúpulas autorizadas para tomar medidas que contribuyan a captar capital en los mercados, tal y como permite la nueva ley de cajas.

A su juicio, este es el camino a seguir, "en lugar de tratar de retrasar las cosas entrando en guerras de depósitos que a medio y largo plazo no pueden ser más que autodestructivas para el conjunto del sistema".

Las declaraciones de Salgado y González-Páramo llegan después de que esta misma semana Rodrigo Rato, presidente de Caja Madrid, y José Antonio Olavarrieta, director general de CECA, argumentaran que el ritmo al que avanzan las fusiones de cajas es el "adecuado" dada la complejidad de las operaciones. En cambio, varios banqueros, como Emilio Botín (Santander) o Ángel Cano (BBVA), se han mostrado críticos con la "lentitud" del proceso de consolidación.