Fuerte tirón de las firmas de China y Brasil

Santander y BBVA rivalizan con los gigantes mundiales de tarjetas de crédito

Santander y BBVA se codean con los gigantes mundiales del negocio de tarjetas. Los dos figuran entre los 30 mayores emisores del mundo, según Lafferty. Esta consultora también revela la pujanza de las firmas chinas y brasileñas.

Pago con tarjeta
Pago con tarjeta

En el negocio de las tarjetas de crédito domina una cultura: la anglosajona. Entre los 100 mayores emisores aparecen 19 grupos de EE UU, nueve de Canadá, siete de Reino Unido y cuatro de Australia. La clasificación mundial para 2009 elaborada por la consultora londinense Lafferty confirma, pues, la preeminencia de la banca anglosajona en el negocio de los medios de pago.

En esta actividad, los dos grandes bancos españoles logran hacerse un hueco. Tanto Santander como BBVA figuran entre los 30 mayores emisores tanto por volumen de negocio (puestos 14 y 27, respectivamente) como por número de tarjetas en circulación (18 y 29 del ranking). Estas posiciones son resultado de su expansión por América Latina, EE UU y Europa Occidental. A pesar de su preeminencia en España, La Caixa figura en una posición bastante rezagada por su carácter estrictamente doméstico. La entidad catalana aparece en la posición 100 por financiación concedida y la 57 por plásticos emitidos.

La afición de los particulares y las empresas a tirar de tarjeta va por barrios. Dos terceras partes de la financiación concedida corresponde a emisores de Norteamérica, mientras que detrás de otro 20% están entidades con domicilio en Europa Occidental.

BBVA 5,82 0,94%
SANTANDER 3,33 -0,46%

Esto también queda reflejado al analizar la penetración del dinero de plástico entre la población. En Norteamérica había el año pasado 268 tarjetas de crédito por cada 100 adultos. En Europa Occidental apenas 71 y, en las restantes regiones, entre 14 y 58 unidades. Y lo mismo ocurre si se miden los patrones de uso. De media, un estadounidense recurre a su tarjeta 3,4 veces al mes. Mientras, los consumidores de Europa (Occidental y Oriental) y de Oriente Medio atienden unas 2,4 operaciones con dinero de plástico cada 30 días.

Mercados emergentes

Pero esta estabilidad es solo aparente. El mundo cambia a ojos vista al echar la vista al crecimiento de las entidades con carácter individual. Es decir, no como grupo.

La financiación concedida cae a plomo entre las principales firmas de EE UU. Es el caso de JP Morgan Chase (-18%), Discover (-6%), Bank of America (-29%), Capital One (-12%) y American Express (-10,6%). Todo lo contrario ocurre al mirar los principales bancos de los mercados emergentes. En China destacan los repuntes de titanes como ICBC (+33,2%), China Merchants Bank (+12,7%), China Construction Bank (+34,3%) y Bank of China (+42,4%). Otro tanto ocurre con los gigantes de Brasil: Itaú (+7%), Bradesco (+42,9%) y Banco do Brasil (+22,8%). Otro caso: el impulso del mexicano BBVA Bancomer (+16,8%) contrasta con la apatía de su matriz española (0%).

La banca corrige los excesos en financiación

Poco tiene que ver el negocio de tarjetas de crédito ahora con el de hace un par de años. Como señala Lafferty en su informe, "los inadecuados procedimientos de valoración y gestión del riesgo, así como una actitud imprudente al pedir prestado, llevaron una exposición excesiva al riesgo en ciertos mercados. A nivel mundial, los impagos de tarjetas han crecido y la industria ha sufrido". Por eso, la banca de consumo se ha transformado de plano. "Varios emisores de mercados desarrollados han modificado sus políticas y ahora solo incorporan nuevos clientes si éstos se comprometen a suscribir también cuentas corrientes", indica el estudio. "Hace dos años concedían una tarjeta a casi cualquier solicitante".

Las líneas básicas de ingresos, los intereses, se han visto sometidas a presión en los mercados maduros. De ahí que "las comisiones anuales se convertirán en la norma tanto para los productos de más categoría como para las tarjetas de crédito estándar".