Antigua reivindicación

El PP propone en el Congreso la gestión privada de las televisiones autonómicas

El PP ha aprovechado el informe presentado el martes por la patronal de las televisiones privadas Uteca sobre el coste de las autonómicas para recuperar una de sus reivindicaciones de los últimos años: la privatización de las televisiones públicas regionales.

La portavoz popular en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció ayer la intención de su grupo de registrar una proposición que modifique la vigente Ley General Audiovisual para que comunidades autónomas y órganos competentes del Estado puedan decidir qué canales del múltiplex que se les adjudique "serán explotados directamente por la entidad pública creada al efecto y cuáles serán explotados por empresas privadas en régimen de gestión indirecta, mediante licencia otorgada por concurso público", informó EP.

El PP considera que, con la actual crisis económica, conviene "dar libertad" a las comunidades para que decidan sobre la gestión, directa o indirecta, del servicio público de televisión "con el fin de optimizarla".

El problema que van a tener los populares para que su propuesta salga adelante (amén del de la mera aritmética parlamentaria) es que el marco jurídico que ampara las televisiones autonómicas va más allá de la Ley General Audiovisual.

Así, la Ley del Tercer Canal, aprobada por el Gobierno de Felipe González en 1983, prevé que los canales autonómicos concedidos bajo su amparo sean gestionados por una sociedad anónima con capital íntegramente público. Una gestión que "no podrá ser transferida, bajo ninguna forma, total o parcialmente, a terceros".

El carácter público que esta norma otorga a las televisiones autonómicas se blindó, posteriormente, con la Ley Audiovisual, al obligar a las cadenas a mantener su actividad "de acuerdo con el régimen previsto" en el momento de su concesión.

El PP (o, al menos, algunos de sus líderes) defienden la privatización de las autonómicas desde años, como han hecho Alberto Ruiz-Gallardón o Esperanza Aguirre.