Su solvencia a mejorado

Caja España y Duero no solicitará más ayudas al fondo de reestructuración

Caja España y Caja Duero no solicitará ayudas adicionales al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) después de que las acciones llevadas a cabo por la entidad en los últimos meses hayan auspiciado una mejora de sus condiciones de solvencia.

El pasado mes de julio, la fusión de Caja Duero y Caja España suspendió un test de estrés realizado por el Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CESB).

Del examen se desprendió que la unión de las dos cajas no tendría un Tier 1 -proporción de recursos propios de máxima calidad del total de activos ponderados por riesgo- del 6% a finales de 2011, lo que supuso que suspendiera el test.

Después de conocer esta noticia, Caja España y Caja Duero adoptó una serie de acciones para mejorar esta variable, ha informado hoy la entidad en una nota informativa después de la celebración de un Consejo de Administración ordinario en la sede social de la nueva caja, en León.

La venta de carteras de renta fija y variable y la disminución de la exposición en inversiones crediticias son las principales medidas tomadas por la entidad para mejorar su situación.

Estas acciones de mejora de las condiciones de solvencia han conseguido reducir los denominados activos ponderados por riesgo de 28.850 millones de euros a 26.234.

El Tier 1 previsto para finales de este ejercicio se situará en el 9,6%, según pronostica un estudio encargado por la caja de ahorros a la consultora KPMG, el cual también valora que la entidad tiene un excedente de recursos propios.

El informe elaborado en su momento por el Banco de España hablaba de un déficit de recursos propios de 127 millones, en el actual escenario de estrés máximo.

Caja España y Caja Duero recibieron el pasado 29 de octubre los 525 millones que habían solicitado del FROB, una cifra que supone el 1,8% de los activos ponderados por riesgo de la entidad y es inferior al 2% de límite marcado por la normativa de este fondo.