La TV pública cuesta 144 euros por hogar

Las televisiones privadas reclaman un canon para financiar a las autonómicas

Las televisiones privadas reclaman al Gobierno una reforma de las autonómicas para que los operadores públicos se financien con un canon. Las televisiones públicas le cuestan ya a cada familia 144 euros.

Las televisiones privadas han puesto en su punto de mira a las autonómicas. El sector quiere que se les aplique un modelo similar al de TVE para evitar que unas cadenas que en 2009 recibieron 813,7 millones de euros en subvenciones públicas puedan distorsionar los mercados de la publicidad y de la compra de derechos con guerras de precios.

Este fue el mantra que se repitió ayer en la celebración de la jornada anual de Uteca, la patronal de las televisiones privadas, con un interrogante de fondo: "¿Por qué un sistema público dual?".

"No es justificable que convivan duros ajustes, incluso en gastos sociales, con el despilfarro de las televisiones autonómicas. Todos nos hemos ajustado el cinturón menos ellas", se lamentó el consejero delegado de Antena 3, Silvio González.

Insostenible

El presidente de Uteca y de Telecinco, Alejandro Echevarría, reclamó ante el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, cambios para que las televisiones públicas regionales "salgan de los presupuestos públicos y se financien con una tasa".

"No se entiende que se haya establecido un canon digital para subvencionar a las entidades privadas de gestión de derechos de autor y, por el contrario, que los políticos no se atrevan a crear el que financie la televisión pública", afirmó.

Echevarría también avanzó que la patronal ha encargado un informe para cuantificar el beneficio que tendría para el Estado readjudicar a los operadores privados la mitad del espacio radioeléctrico de las televisiones autonómicas y de las locales que no lo utilizan.

La respuesta a este punto fue clara por parte de Pérez Rubalcaba: "Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita", dijo. El vicepresidente ofreció al sector una nueva etapa de diálogo, pidió a las privadas cierta unidad de criterios a la hora de plantear sus reivindicaciones e instó a las cadenas a apoyar económicamente a la industria audiovisual de contenidos.

El informe que ya tiene sobre la mesa Uteca es el elaborado por Deloitte con el coste de las televisiones públicas. Según el documento, las subvenciones a RTVE y las autonómicas un 26% en 2009, el peor año de la crisis, hasta los 1.362 millones de euros. Pese a ello, registraron unas pérdidas de 772 millones.

Esta situación se ha traducido en un aumento del coste neto de la televisión pública del 10,9%, hasta los 144 euros por hogar. En el caso de las autonómicas, el gasto ronda los 110 euros por familia, más de tres veces el coste de TVE. Las televisiones más caras son la IB 3 balear (219 euros por hogar), la ETB vasca (191 euros) y el Canal Sur andaluz (121 euros).