Resultados del tercer trimestre

Los ingresos internacionales permiten a OHL compensar la caída de la construcción

La compañía de servicios Obrascón Huarte Laín (OHL) obtuvo un beneficio neto de 120,6 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un incremento del 19,9% respecto al mismo periodo de 2009. Esta mejoría, lograda en "un entorno económico complicado, sobre todo a nivel nacional", según la empresa, fue posible gracias al "importante esfuerzo de internacionalización y diversificación".

En el periodo, la cifra de negocio creció un 7,3% entre enero y septiembre, hasta sumar 3.343 millones, en tanto que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 656,1 millones, un 34% más. Dentro del negocio, las actividades de concesiones y construcción internacional han sido las principales impulsoras de los resultados, con crecimientos del 49,7% y 12,7%, respectivamente en su cifra de ventas, y del 54% y 22,1% en Ebitda. Esta última filial se beneficio del buen comportamiento de la actividad en EE UU o Qatar.

La cara negativa la volvió a aportar la actividad de construcción nacional, que sigue "padeciendo la situación de fuerte contención en la inversión pública en infraestructuras", lo que le ha llevado a reducir su cifra de ventas y su Ebitda en un 21,6% y un 22,9%, respectivamente.

OHL 1,13 -2,37%

La actividad fuera de España supuso en los nueve primeros meses del ejercicio el 67,3% de las ventas y el 94,6% del Ebitda. Según la compañía, esta tendencia continuará en el futuro ya que la actividad internacional también supone el 91,6% de la cartera a largo plazo del grupo y el 56,4% de la cartera a corto plazo. A cierre del pasado mes de septiembre, OHL soportaba un endeudamiento neto de 5.020 millones, importe un 45,6% superior al de cierre de 2009, del que 1.520 millones es deuda con recurso. En este sentido, OHL recordó que acaba de cerrar la colocación en la Bolsa de México de su filial de concesiones, la mayor realizada en ese país en la última década.

Esta operación permitirá al grupo reducir su deuda corporativa en unos 200 millones de euros, o unos 330 millones en caso de que se ejecute la green shoe.