Convención Kárate Inmobiliario
El ex presidente del Gobierno José María Aznar, durante su intervención en la convención Kárate Inmobiliario, de Noteges, hoy en Madrid
El ex presidente del Gobierno José María Aznar, durante su intervención en la convención Kárate Inmobiliario, de Noteges, hoy en Madrid

Aznar: "Me estoy comprando una casa"

El expresidente del Gobierno da una conferencia ante 300 vendedores de pisos.

Con la música de la película de Rocky de fondo se presentó este sábado el expresidente del Gobierno José María Aznar ante un auditorio compuesto por aproximadamente 300 vendedores de casas, la mayoría de ellos vestidos con un quimono de kárate de color negro.

Noteges, una empresa que vende servicios informáticos aplicados a la venta de activos inmobiliarios, ha organizado en un hotel de Madrid una convención, bajo el título Kárate Inmobiliario, dirigida a los profesionales de venta de pisos. El objetivo: insuflar ánimos en una profesión en vías de extinción. Frases como "si lo imaginas puedes realizarlo"; o "no existe el fracaso, existe el aprendizaje"; o "no sé si existe la vida más allá de la muerte, pero sí que hay vida antes de la muerte" fueron algunas de las pronunciadas por los ponentes para elevar la confianza de los vendedores.

A las 13.30 horas apareció José María Aznar.

"Cuando ayer algunos amigos me preguntaban qué iba a hacer el fin de semana les dije: tengo una convención de agentes de propiedad inmobiliaria; eso es una especie en extinción ¿no?, me dijeron. Por eso vengo, para dar ánimos", empezó diciendo Aznar.

Ante un público entregado -los asistentes corearon al ex líder del PP con gritos de ¡presidente, presidente!- José María Aznar se comprometió a tratar de explicar durante una hora larga de conferencia "hacia donde vamos". Pero si de lo que se trataba era de elevar la confianza en el futuro, Aznar no era la persona más indicada para ello.

El actual presidente de la fundación Faes fue extremadamente pesimista respecto al futuro de la economía española y no aportó más que obviedades a una lectura sobre la situación política y económica mundial.

"El mundo cada vez necesita más materias primas"; "la caída del muro de Berlín es muy importante"; "todo está en estado de cambio", fueron algunas de sus frases. Otras: "Asia puede ser el futuro eje económico del mundo"; "África es un continente en el que distintos poderes han entrado y prácticamente lo han adquirido"; "Estados Unidos tendrá que compartir poderes, especialmente con China"; "En esta crisis habrá ganadores y perdedores, mi consejo es procurar estar entre los que ganen, siempre es mejor ganar que perder".

El ex presidente del Gobierno español se extendió cuando se refirió a la situación de la economía española. "En 2011 no existirán la mitad de las cajas de ahorro que hay ahora", advirtió, cuando se refirió a la necesidad de llevar a cabo una reforma financiera en el país. En opinión de Aznar también hay que realizar una "reforma laboral", otra energética -"no nos podemos permitir el lujo de cerrar centrales nucleares sólo porque me caen mal las centales nucleares", dijo-, privatizar compañías públicas y, sobre todo "reformar las administraciones públicas".

La parte más oscura de su discurso fue la referida a la situación económica española: "España no ofrece expectativas de crecimiento, ha perdido confianza", declaró. "El Estado español es un Estado residual, no es capaz en este momento de cumplir sus necesidades básicas", manifestó. "Tal y como está hoy, el Estado de las Autonomías es inmanejable e infinanciable, el proceso de descentralización en España ha pasado unos límites que nunca debía haber pasado", dijo.

En contraposición Aznar recordó su época de presidente. En esos años "los inversores internacionales tenían más confianza en España que en Alemania", aseguró. Y rememoró cuando "visitaba en el 96 otros países y yo decía que España iba a cumplir todas las condiciones para entrar en el euro, y me daban una palmadita en la espalda y me decían, sí que chico más simpático, pero un año después yo les decía, ¿qué, qué tal, cómo te va eh?".

A preguntas de los asistentes el ex presidente del Gobierno ofreció los dos grandes titulares del día: "Conmigo de presidente del Gobierno el Real Madrid ganó tres Copas de Europa", dijo, sin venir a cuento aparentemente, en respuesta a una pregunta de un asistente procedente de Barcelona. Y sobre una cuestión a cerca de la posición de la banca en el sector inmobiliario español, José María Aznar advirtió que no iba a "cometer la imprudencia" de dar consejos a un auditorio compuesto por expertos de la industria, pero, dijo, "lo que puedo hacer es intentar comprar una casa, que lo estoy haciendo, estoy en ello". Pocos minutos después el ex presidente español se despidió del público entre aplausos y, de nuevo, con la música de Rocky de fondo.