Foro CincoDías

Iglesias plantea reorientar las políticas activas hacia los yacimientos de empleo

Los fondos "deben pasar" de la construcción a las nuevas tecnologías y la economía verde.

Iglesias plantea reorientar las políticas activas hacia los yacimientos de empleo
Iglesias plantea reorientar las políticas activas hacia los yacimientos de empleo

Nos encontramos en el momento de aportar más calidad y eficiencia a las políticas activas de empleo". Es uno de los principales mensajes que lanzó este viernes el presidente del Gobierno de Aragón y secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, en el Foro CincoDías, patrocinado por Banco Santander. Ante un nutrido grupo de empresarios y representantes del mundo académico, político y social de la región, Iglesias explicó cómo este tipo de políticas, transferidas a las comunidades autónomas en 1998 para ayudar a los parados a encontrar un nuevo empleo, se especializaron en el ámbito de la construcción.

"El 50% de los recursos se han dedicado a formar a los trabajadores de este sector. Eso tenía sentido cuando la economía se centraba en la construcción. Ahora, en la antesala de un nuevo modelo productivo, es necesario trasvasar gran parte de estos recursos hacia nuevos yacimientos de empleo", dijo. Entre ellos, citó los sistemas de transporte sostenible, la economía "verde" y las tecnologías de la información.

El Ministerio de Trabajo tiene la intención de revisar este tipo de políticas (dotadas con 8.000 millones al año) en los próximos meses, para lo que ha pedido la colaboración de empresarios y sindicatos. El objetivo es contar con un esquema aprobado a comienzos del nuevo año. En este nuevo marco, Iglesias destacó la importancia de definir "itinerarios personalizados" de formación para cada desempleado, para lo que será necesaria una "estricta y mejor colaboración entre el Gobierno central y las comunidades autónomas", que son las encargadas de gestionar estas políticas.

El número tres del PSOE (tras José Luis Rodríguez Zapatero y José Blanco) destacó también la importancia de mantener el diálogo social entre Gobierno, empresarios y sindicatos en otros ámbitos como la reforma de la negociación colectiva y el desarrollo reglamentario de la ley de la reforma laboral, aprobada en septiembre. "La cita de hoy por el viernes en el Ministerio de Trabajo con los sindicatos es importante para iniciar el deshielo", añadió, argumentando que se necesitan representantes sindicales y empresariales "fuertes" para sacar adelante la agenda social del Gobierno. No obstante, Iglesias subrayó que el Ejecutivo no va a dar marcha atrás a la reforma laboral aprobada aunque se mostró partidario de realizar ciertos "ajustes" aprovechando las órdenes ministeriales que serán necesarias para desarrollarla.

Por otro lado , recalcó que el Ejecutivo sigue manteniendo la propuesta de retrasar la edad legal de jubilación de 65 a 67 años. "La Comisión del Pacto de Toledo debe llegar a un consenso en la reforma del sistema de pensiones a través de la negociación pero nuestra postura sigue siendo la misma; el acuerdo entre todos los partidos políticos es indispensable si queremos que nuestros hijos tengan garantizada su prestación", recalcó.

Sin plan B para las cuentas públicas

El presidente aragonés tuvo comentarios también para la coyuntura económica, "cuya evolución mejorará el próximo año", tanto a nivel nacional como de la propia comunidad autónoma. "El compromiso que tenemos es de austeridad fiscal para dar confianza a los mercados y así obraremos", dijo en relación al recorte del 7,5% previsto en el presupuesto aragonés en 2011. La intención pasa también por rebajar el déficit fiscal regional hasta el 1,1% del PIB en 2013, como está previsto en el plan de saneamiento financiero aprobado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

En la misma línea, el recorte de gasto previsto en los Presupuestos Generales del Estado para 2011 "será suficiente", en su opinión, para garantizar la senda de reducción del déficit público de forma que "no serán necesarios ajustes adicionales", como sugiere el FMI, para conseguir que el déficit español se reduzca al 3% en 2012.

Iglesias manifestó su esperanza en que la ayuda extra (426 euros) a los parados que han agotado su prestación pueda prorrogarse más allá de febrero de 2011. No obstante, vinculó esta circunstancia al margen presupuestario.