Retrasos más allá del primer trimestre de 2011

Un retraso en la colocación del déficit de tarifa podría afectar al rating de eléctricas, según Fitch

Un retraso prolongado en la primera emisión en los mercados de títulos del déficit de tarifa podría "provocar preocupaciones acerca del rating" de las eléctricas, según Fitch.

"Los retrasos prolongados más allá del primer trimestre de 2011 para la primera emisión podrían provocar preocupaciones acerca del rating, a medida que los pagos pendientes en las cuentas de las eléctricas comiencen a mermar la dinámica del capital", afirma la agencia en una nota.

No obstante, Fitch también recuerda que el registro del folleto de la operación en la CNMV podría producirse en "pocas semanas" y que la primera emisión, de entre 3.000 y 5.000 millones, sigue estando prevista para antes de fin de año.

Pese al "cierto riesgo de ejecución en la colocación del déficit de tarifa" relacionado con posibles retrasos, Fitch apunta la posibilidad de que dichos aplazamientos, si no son excesivos, puedan conducir a una mejor ejecución de la colocación de la deuda en términos de precios y de volúmenes.

Por otro lado, Fitch indica que la colocación del déficit de tarifa conforme al calendario previsto para antes de fin de año tendrá un impacto neutro en los ''rating'' de las compañías.

La emisión del déficit de tarifa es un desarrollo positivo para el sector eléctrico español, y si se ejecuta con éxito contribuirá positivamente a la deuda del sector, al 'cash flow' y a la dinámica del capital de las compañías, dice la firma.

No obstante, Fitch indica que el impacto de esta operación sobre los rating de las compañías es neutral, porque ya da por descontado los importes de recuperación en sus cálculos sobre la capacidad de devolución del crédito.

Pendientes de la colocación

Las eléctricas en España están pendientes del proceso de colocación en los mercados del déficit de tarifa del sector eléctrico, que les permitirá sacar de su balance los 12.484 millones de este desajuste que financian directamente.

La parte del déficit que las eléctricas financian directamente equivale a un 20% de la deuda total y preocupa especialmente a los directivos de las empresas, que temen que esta carga afecte a su calidad crediticia y, con ello, les dificulte la captación de recursos para financiar las inversiones.

Si bien el Gobierno espera que el déficit de tarifa se sitúe por debajo de 18.500 millones en 2013, Fitch espera que la cifra final sea "superior a las previsiones del Ejecutivo".