Noriega se declara insolvente

El negocio inmobiliario de Sánchez Ramade, en concurso

Las empresas inmobiliarias de la familia Sánchez Ramade, agrupadas bajo la marca Noriega, se han declarado insolventes. La compañía, creada en 1962, tiene una deuda cercana a los 1.000 millones.

La familia Sánchez Ramade ha comunicado al juzgado la situación de insolvencia de sus empresas ligadas al negocio inmobiliario, agrupadas bajo la marca Noriega. De acuerdo a fuentes consultadas por este diario, la deuda de Noriega Construcción y Noriega, SL, supera los 1.000 millones de euros. Según los últimos datos aportados por la compañía al Registro Mercantil, su deuda financiera a diciembre de 2008 era de 700 millones.

Noriega solicitó al juzgado amparo concursal el pasado mes de septiembre, como publicó CincoDías en exclusiva, una información que la compañía no quiso comentar. La crítica situación de la empresa de Sánchez Ramade se evidenció el pasado 29 de junio cuando la división de construcción, Noriega Edificación y Obra Civil, requirió también amparo concursal para negociar con los acreedores y evitar su entrada en concurso. El concurso de Noriega es uno de los mayores en la historia del empresariado andaluz. De momento sólo el concurso de la inmobiliaria Aifos cuenta con una deuda aproximada de 1.000 millones.

Eugenio Sánchez-Ramade Villegas, fallecido en 2005, creó la inmobiliaria Noriega en 1962. Desde entonces, la empresa ha entregado más de 14.000 viviendas. De acuerdo a las últimas cuentas presentadas en el Registro Mercantil por Noriega, SL, del ejercicio 2008, los principales bancos acreedores de la promotora eran BBVA (115 millones de euros), Banesto (103 millones), Caja Madrid (44 millones) y Cajasur (34,5 millones), por préstamos hipotecarios sobre existencias.

La familia Sánchez-Ramade controla sus sociedades a través de Compañía Meridional de Inversiones. El grupo pasa por ser el segundo mayor conglomerado empresarial de Andalucía tras Abengoa y el primero por facturación de un grupo andaluz no cotizado.

El grupo Sánchez-Ramade está integrado por las divisiones de promoción y de construcción (Noriega, SL, y Noriega Edificación y Obra Civil, en concurso de acreedores); de distribución (Urende); automoción (Sánchez-Ramade Automoción); tecnología (Diasa y Diasoft); ocio y espectáculos (Cinesur); agrícola (Doña Sol) y financiero.

Inversiones en ladrillo y en Bolsa

En 2007, el grupo cordobés controlado por los cuatro hermanos Sánchez-Ramade (Javier, actualmente presidente del grupo, Eugenio, Martín y Álvaro) apostó por el mercado cotizado y el inmobiliario, justo antes del inicio de las crisis financiera e inmobiliaria. La compañía invirtió en Bolsa 625 millones. En Iberdrola adquirieron el 1% con un desembolso de 425 millones. También compraron 87,7 millones de acciones de la inmobiliaria Realia a un precio de 6,3 euros por acción (hoy cotiza por debajo de los dos euros por título). Además contaban con 326.353 acciones de Santander compradas a un precio de 13,31 euros por título. Al cierre del ejercicio de 2008 las pérdidas de la inversión en Santander superaban los dos millones. A finales de 2008 contaba con 292 promociones inmobiliarias en curso.