Alta tecnología en los palos, velas y cabos de los barcos

Normalmente, los Imoca Open 60 con los que se disputa la Barcelona World Race llevan un único palo, con una gran superficie destinada a las velas que proporciona mucha velocidad, especialmente con vientos portantes, sobre los que planean gracias a la ligereza, rigidez y formas planas del casco. Al igual que la estructura de la embarcación, el palo -de 28 metros de altura como máximo-, la botavara y el botalón también son de fibra de carbono. El cableado que sostiene longitudinalmente el palo de la embarcación o estay puede ser de fibras de PBO (Poliparafenilenbenzobisoxazol) o Kevlar. Las PBO son una nueva generación de elevado rendimiento, más resistentes que el acero. Las de Kevlar son un material sintético compuesto por resinas con muy buenas propiedades mecánicas y de resistencia. La jarcia, o conjunto de cabezas fijas destinadas a sostener el palo, también está hecha de fibras de PBO.

Las velas se pueden clasificar por su estructura en laminadas y tejidas. Las que utilizan los Imoca Open 60 son principalmente laminadas, formadas por tres componentes: el filme, las fibras y las colas. El filme es una fina membrana de poliéster, que puede tener varios espesores. Tiene la función de proteger de la humedad y la abrasión las fibras dentro del laminado. La fibra, que proporciona la estructura, es un filamento fino y retorcido realizado en una gran variedad de materiales, desde poliéster como el Dracon o el Mylar, aramidas como el Kevlar, de PBO o carbono, hasta los polietilenos.

Los cabos de estos barcos están realizados por fibras sintéticas fabricadas con derivados de petróleo y carbón. Las más comunes son la Dyneema y el PBO.