Llevará la cobertura a la mitad de las casas

Portugal se codea con los países líderes en fibra por el despliegue de PT

Corea del Sur, Japón, Suecia y... ¿Portugal? La apuesta de algunos países y operadoras por las nuevas redes de fibra óptica está trastocando la clasificación histórica de potencias tecnológicas. Lituania figura en los primeros puestos del mundo en redes ultrarrápidas y Portugal está a un paso de entrar en el podio, gracias a las inversiones de Portugal Telecom.

Logo de PT detrás de los cables de fibra óptica en la sede de la compañía en Lisboa
Logo de PT detrás de los cables de fibra óptica en la sede de la compañía en Lisboa

Navegar en internet a 100 megas de velocidad no es ninguna novedad en Corea del Sur. Buena parte de la población lo hace y lo que se mira ahora es cuánto se va a tardar en elevar esa cifra hasta mil megas.

Pero lo que es normal en Corea del Sur no lo es en el resto del mundo. El país asiático es el único donde las redes de fibra óptica han enganchado ya a más de la mitad de los hogares. Las otras dos naciones que van en cabeza, Japón y Hong Kong, rondan el 35%, y eso que son líderes mundiales, según las cifras del FTTH Council, organización dedicada a a promover el desarrollo de la fibra.

El cuarto en la clasificación mundial es Taiwan y sólo en quinto lugar aparece el primer país europeo por clientes de fibra óptica. Pero no es Suecia ni Dinamarca quien ocupa esta posición. Se trata de Lituania, con más de un 20% de hogares conectados a la fibra, casi diez puntos más que Suecia.

¿Cómo ha conseguido Lituania llegar a ese nivel? Gracias a su plan de despliegue, que ha llevado las redes ultrarrápidas a casi el 60% de los hogares.

Y es que para ser cliente de fibra, primero alguien tiene que llevarla a la casa. Eso ha hecho Lituania y eso está haciendo Portugal Telecom (PT), que tiene como objetivo situar a Portugal en los primeros puestos de la clasificación.

La compañía lusa lleva dos años de intenso despliegue. En estos momentos, su red está accesible a un millón de hogares sobre un total de algo más de 3,5 millones de vivendas en el país. Ahora va a darle un empujón de 600.000 casas más y lo pagará con los fondos conseguidos por la venta a Telefónica de su participación en la operadora brasileña Vivo.

El reparto de los fondos

Portugal Telecom desveló la semana pasada el destino que tendrán los 7.500 millones de euros cobrados por su capital en Vivo. Una parte se dedicará a tomar posiciones en otra operadora brasileña, Oi. También se pagará un dividendo extraordinario y se resolverá el problema con el déficit del fondo de pensiones de la empresa. Pero también se reservarán fondos para proyectos que supongan garantizar el crecimiento futuro de PT y uno de los más importantes es el despliegue de fibra.

Con esa inyección de dinero, la operadora lusa llegará a 1,6 millones de hogares el año que viene, el 46% del total en el país, en un porcentaje que supera la mitad de las viviendas si se suman las conexiones de los competidores de PT. Con esa proporción, Portugal estará entre los países europeos con mayor cobertura de fibra óptica sobre hogares, por delante de Suecia, Dinamarca, Francia, Finlandia y Noruega, entre otros. Por supuesto, estará muy por delante de España, que en el ranking del FTTH Council de junio de 2010 estaba la cuarta por la cola de Europa, por delante de Alemania, Turquía y Reino Unido.

En España, los operadores alternativos han renunciado hasta ahora a extender fibra óptica hasta el hogar, lo que ha reducido al mínimo la presión sobre Telefónica. El ex monopolio es el único con un plan de despliegue y la crisis le ha llevado a tomárselo con calma. Con datos del pasado mes de julio, la red de Telefónica cubría 300.000 hogares, sobre un total de unos 16 millones de viviendas en España. El objetivo de la operadora es llegar a un millón de casas el año que viene y cubrir el 50% en el plazo de tres a cinco años.

Con esos planes, la fibra óptica llegará a la mitad de la población española varios años más tarde que en Portugal, pero Telefónica no es el ex monopolio europeo con los planes de despliegue más conservadores. La previsión de Telecom Italia es que su red de fibra llegue a la mitad de la población en 2018.

Primero hay que llegar; luego, vender

El paso imprescindible para extender la fibra óptica es tener una red de esta tecnología que llegue al mayor número de hogares posibles, pero luego hay que vender el producto y conseguir que los clientes lo contraten.

En general, una tasa alta de cobertura da como resultado una cifra elevada de clientes. Lituania, por ejemplo, es el país europeo con más hogares pasados con fibra y también el que más clientes tiene, pero con una diferencia sustancial: casi el 60% de viviendas con fibra y poco más de un 20% de usuarios sobre hogares totales, según datos de FTTH Council.

Hay otros países, sin embargo, que están muy altos en la clasificación de hogares pasados, pero no tanto en la de clientes de fibra. Y Portugal es uno de ellos.

La fuerte crisis económica que vive el país es una de las explicaciones de este fenómeno, que, en general, tiende a equilibrarse a medio plazo.

A la espera de que eso ocurra, Portugal Telecom se está centrando en los precios de sus productos. Un cliente de la compañía puede tener 100 megas en internet en su hogar, llamadas de telefonía fija gratis y 100 megas para navegar en el móvil por 39,90 euros al mes como tarifa sin promoción. Si el usuario quiere 200 megas, el precio sube a 84,99 euros el primer año.