La edad de jubilación, en manos del Pacto de Toledo

El PSOE ultima su nueva agenda social sin presupuesto añadido

La nueva agenda social que el Gobierno se propone desarrollar cuando certifique el final de la crisis y que hoy el PSOE someterá al análisis de sus dirigentes territoriales, no tendrá cobertura financiera específica. Se nutrirá, sobre todo, de los recursos que hoy absorben las políticas activas de empleo.

La dirección federal del Partido Socialista recibió ayer de José Luis Rodríguez Zapatero algunas explicaciones sobre el contenido que el Gobierno se propone dar a la nueva agenda social pensada por el presidente para cuando España salga de la crisis. La acción gubernamental al respecto pivotará sobre los recursos que hoy consumen las llamadas políticas activas de empleo, alrededor de 12.000 millones de euros anuales.

Según explicó ayer el secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, después de la reunión de la ejecutiva de su partido, esta agenda social girará alrededor de tres ejes principales: la reforma de las políticas encaminadas a que los parados encuentren trabajo, cambios profundos en la Formación Profesional y nuevas medidas que faciliten la conciliación de la vida laboral y familiar.

Iglesias dejó claro ayer que la nueva agenda social que se propone sacar adelante el Ejecutivo no tendrá una cobertura presupuestaria específica. En todo caso, afirmó, no significará más gasto y, por lo tanto, un aumento del déficit público. Su puesta en marcha será gradual y se financiará con los presupuestos existentes, por lo que las decisiones afectarán al corto, medio y largo plazo. "No se trata de inyectar más dinero, sino de reorientar el gasto para que sea más eficaz", insistió Iglesias.

La ejecutiva federal del PSOE analizó ayer el contenido de esta agenda social que hoy será explicada a los secretarios regionales del PSOE y a sus presidentes autonómicos con el fin de que entonen un discurso homogéneo.

La dirección del PSOE abordó también la futura reforma de las pensiones. El secretario de Organización del partido dejó claro que no hay una decisión tomada sobre el posible aumento de la edad de jubilación a los 67 años, pues es una iniciativa, dijo Iglesias, que corresponde adoptar a la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo.

Los sindicatos se oponen y el ministro de Trabajo es comprensivo con ellos, en contra del criterio de Economía.

El PP lleva al Supremo la polémica sobre pensiones

La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, presentó ayer en el Tribunal Supremo el escrito de interposición de recurso contencioso-administrativo contra la decisión del Gobierno de vetar la proposición de ley que reclama que se deje sin efecto la congelación de las pensiones.

Desde que el Gobierno aprobara el Real Decreto de 20 de mayo, de medidas extraordinarias para la reducción del déficit, por el que se establecía, entre otras medidas, la suspensión de la revalorización de las pensiones para el año 2011, se han ido presentando y aprobando por varios grupos parlamentarios, diversas iniciativas tanto en el Congreso como en el Senado, con la finalidad de que tal medida se derogue.

En lo que va de legislatura, el Gobierno ha vetado el debate de 80 iniciativas parlamentarias.