Revisa al alza sus previsiones de resultados para el conjunto de 2010

Chrysler registró unas pérdidas netas de 323 millones hasta septiembre

El grupo automovilístico estadounidense Chrysler, controlado por el grupo Fiat, registró unas pérdidas netas de 453 millones de dólares (323,2 millones de euros al cambio actual) durante los tres primeros trimestres del año. Estos resultados han llevado a la compañía a revisar al alza su objetivos para el cierre del presente ejercicio. En el tercer trimestre del presente ejercicio, el consorcio estadounidense contabilizó unas pérdidas netas de 84 millones de dólares (60 millones de euros), lo que supone reducir a la mitad los números rojos registrados en el segundo trimestre.

El grupo automovilístico estadounidense Chrysler, controlado por el grupo Fiat y formado por las marcas Chrysler, Jeep y Dodge, registró unas pérdidas netas de 453 millones de dólares (323,2 millones de euros al cambio actual) durante los tres primeros trimestres del año. Estos resultados han llevado a la compañía a revisar al alza su objetivos para el cierre del presente ejercicio. El consejero delegado de la corporación (y de Fiat), Sergio Marchionne, explicó que después de tres trimestres consecutivos mejorando sus previsiones, la compañía ha decidido revisar al alza su objetivos para el cierre del presente ejercicio.

La empresa prevé terminar el año con una cifra de negocio de alrededor de 42.000 millones de dólares (30.000 millones de euros), frente a la previsión inicial de entre 40.000 y 45.000 millones de dólares (entre 28.571 y 32.140 millones de euros). Además, el grupo Chrysler estima lograr un beneficio operativo de 700 millones de dólares (500 millones de euros), en comparación con los 200 millones de dólares (142 millones de euros) que pretendía obtener como máximo en su anterior previsión.

"El éxito financiero de Chrysler depende de los vehículos que diseñamos, compramos y vendemos. En sólo 16 meses la compañía está produciendo 16 productos nuevos o renovados empezando por el aclamado nuevo Jeep Grand Cherokee 2011 y el Fiat 500, lo que marca el regreso de la marca a EEUU y Canadá", explicó Sergio Marchionne.

"Estamos comprometidos a asegurar que cada nuevo vehículo que esta compañía lanza tenga la misma calidad y avances tecnológicos que el Jeep Grand Cherokee 2011", añadió.

La facturación de la compañía en los nueve primeros meses de 2010 se situó en 31.183 millones de dólares (22.273 millones de euros), mientras que su beneficio operativo fue 565 millones de dólares (403 millones de euros) en este período.

En el tercer trimestre del presente ejercicio, el consorcio estadounidense contabilizó unas pérdidas netas de 84 millones de dólares (60 millones de euros), lo que supone reducir a la mitad las registradas en el segundo trimestre. Entre enero y septiembre, la multinacional ingresó 11.018 millones de dólares (7.870 millones de euros). En beneficio operativo en este período fue 239 millones de dólares (170 millones de euros).