La primera constructora alemana

ACS lanza esta semana su OPA sobre Hochtief

ACS presentará previsiblemente esta semana ante el supervisor del mercado bursátil alemán (BaFin) el folleto de la oferta pública de adquisición de acciones (opa) que ha formulado sobre Hochtief, el primer grupo constructor alemán.

El presidente de ACS, Florentino Pérez
El presidente de ACS, Florentino Pérez

Con la presentación del folleto se inicia formalmente la operación que la compañía que preside Florentino Pérez anunció el pasado 16 de septiembre y que prevé concluya en la última semana de enero de 2011. Una vez reciba la documentación de ACS, el BaFin cuenta con un plazo de diez días para autorizar la opa. Posteriormente, se abrirá el plazo de entre cinco o seis semanas para que los accionistas de Hochtief decidan si acuden a la oferta.

Con su opa, ACS persigue elevar hasta un porcentaje "algo superior" al 50% la participación del 29,9% que actualmente tiene como primer accionista de Hochtief, primer grupo constructor alemán, con el fin de consolidarlo en sus cuentas.

Para ello, propone un canje de acciones a razón de ocho títulos propios (de 36,04 euros por acción a cierre del viernes) por cada cinco de Hochtief (de 61,82 euros). Este intercambio no arroja prima o revalorización alguna dado que ACS no busca lograr el 100% de la compañía, sino sólo alcanzar el 50%. ACS prevé cubrir el canje propuesto con los títulos propios con que cuenta en autocartera (representativos del 6% de su capital). En caso de necesitar una mayor cantidad de títulos, el grupo acudirá a las acciones que se han comprometido prestar tres de sus máximos accionistas.

En último recurso, ACS cuenta con la posibilidad de acometer una ampliación de capital de ''contingencia'', para la que prevé recibir autorización de sus socios en la junta extraordinaria de accionistas convocada para el próximo 19 de noviembre. Precisamente, la decisión del grupo de construcción, servicios y energía de contar con autorización para, si fuera necesario, ampliar capital, le llevó a solicitar al BaFin un aplazamiento de cuatro semanas respecto a la fecha inicialmente prevista para presentar el folleto de la opa. Este margen concluye esta semana.

Amistosa y ventajosa

ACS ha reiterado en diversas ocasiones el carácter amistoso de la operación y las ventajas que aportará a las dos compañías, así como su garantía y compromiso de que mantendrá la sede e identidad alemana de Hochtief, su estrategia de negocio y su independencia.

No obstante, el grupo germano también ha insistido en que tomará las medidas que considere oportunas para defender sus intereses y los de sus accionistas ante la operación. La operación afecta a la séptima (Hochtief) y décima (ACS) constructoras mundiales, en función de su facturación, según el último ranking de la publicación especializada ENR. Suman una facturación de unos 33.700 millones de euros. ACS está presente desde 2007 en el capital de Hochtief, un grupo constructor diversificado y con un alto grado de internacionalización (obtiene el 86,5% de sus ventas fuera de Alemania, principalmente en Europa Central, Oriente Medio y Estados Unidos). Además tiene una filial de concesiones valorada (según datos de 2009) en 1.540 millones de euros.