Mercados

Los inversores vuelven de nuevo la espalda a la Bolsa española

El Ibex cae en la semana el 3,56%, frente a un alza del 1% del Euro Stoxx y el 3,6% del Dow.

El Ibex ha terminado una de las semanas más difíciles de la crisis, más de tres años después de que ésta se iniciara. Ha caído el 3,56%, un balance que difiere mucho del que han obtenido otros índices como el Euro Stoxx, el Dax o el Cac, que han subido el 1,08%, 2,31% y 2,17%, respectivamente. Wall Street volvió a despuntar con revalorizaciones del 2,9% en el caso del S&P, y del 3,6%, en el Dow Jones, que permanece en máximos de más de dos años.

El mercado de renta fija también refleja una nueva aversión por parte de los inversores hacia activos españoles. El viernes, la prima de riesgo llegó a superar por un tiempo los 200 puntos básicos, aunque se relajó al cierre hasta 194,6. Los bonos se han visto afectados finalmente por la tensión que ha experimentado la deuda irlandesa, cuyo diferencial se situó sobre los 520 puntos básicos. Mientras, el spread de Grecia rebasó en la última sesión los 900 puntos básicos. Los países periféricos de la zona euro con abultadas deuda y altos déficit son los que vuelven a acaparar las ventas.

Los motivos que están sacudiendo las cotizaciones tanto en la Bolsa como en renta fija siguen teniendo un mismo eje: la economía. Las dudas sobre la recuperación no han desaparecido y los mensajes por parte de las autoridades monetarias difieren por completo. Por un lado, la Reserva Federal acaba de aprobar un nuevo paquete de estímulos por valor de 600.000 millones de dólares, mientras que el BCE sugiere que las medidas de apoyo comenzarán a retirarse. Será el momento de comprobar la fortaleza por sí solos de cada uno de los países europeos, así como la efectividad de sus medidas adoptadas. El Gobierno de Irlanda acaba de anunciar un ajuste fiscal de 6.000 millones de dólares en los Presupuestos de 2011, una decisión que duplica las previsiones iniciales. El objetivo es rebajar el déficit fiscal hasta el 9,5%.

Santander y BBVA han perdido en cinco sesiones el 7,95% y 7,75%. El Bank Ireland cayó el 20,26%

Las diferentes posturas que tienen Ben Bernanke y Jean Claude Trichet ante las economías han generado un importante debate en el mercado en el sentido de cuál será la decisión más acorde con la situación. De momento, el euro ha recogido los mensajes con una nueva escalada que ha conducido la paridad sobre el dólar desde 1,3947 a un máximo de 1,438. Las posturas de los bancos centrales "se han vuelto más enraizadas", dijo a Bloomberg Andrew Milligan, director de estrategia mundial de Standard Life Investments. "Algunos bancos centrales pueden estar cometiendo errores que podrían tener consecuencias en 2011", añadió. El viernes, el Banco de Japón también anunció compras de bonos y activos de renta variable para reactivar la economía.

En opinión de Javier Barrio, la Bolsa española ha vuelto a seguir un comportamiento inferior al resto desde el momento que se comenzaron a publicar los resultados de los bancos. Santander y BBVA -que ha iniciado una ampliación de 5.000 millones para financiar la compra del turco Garanti Bank- bajaron en Bolsa un 7,95% y 7,75% en la última semana; el Bank Ireland, el 20,26%. "Las cuentas han tenido un tono negativo, sobre todo en España para los próximos dos años. Aparte, las cifras siguen siendo preocupantes, como la caída de coches o el incremento del paro", apunta Barrio.

Precisamente, fue la cifra de empleo en EE UU la que dio algo de aire a los mercados en las Bolsas al crearse 151.000 nuevos puestos de trabajo. El S&P ganó en la jornada el 0,39% y el Ibex redujo la caída desde el 2,20% al 1,65%.

Los expertos no descartan mayores descensos

El Ibex hizo el viernes el último cambio en 10.428,10 puntos. Para los expertos técnicos este nivel es significativo, ya que supone la pérdida de los 10.500 que habían actuado hasta ahora como soporte. "El índice presenta mayor debilidad hasta que no consolide la zona de los 10.750 puntos", comentan desde Noesis. A diferencia del selectivo español, el Euro Stoxx y los mercados estadounidenses permanecen en tendencia alcista.

Para los analistas el aspecto que presenta la Bolsa española es feo. "Podemos tener algún susto de aquí a finales de año. Nada ha cambiado en la economía española, que sigue teniendo cuatro millones de parados. El diferencial con la deuda Alemania está reflejando la dura realidad", explica Javier Barrio, responsable de ventas institucionales en España de BPI.

Aparte de que el Ibex cotiza los problemas de la economía española, el índice tiene una notable dependencia de los comportamientos del BBVA y Santander, que han presentado una importante debilidad en las últimas sesiones, además de Telefónica.

En el futuro, corre el riesgo de sumarse a la previsible corrección a la baja que pueden tener las Bolsas de Estados Unidos tras la escalada que mantienen desde hace tiempo. "El Ibex ha evolucionado peor que el resto a lo largo del año, a pesar de que ha tenido un paréntesis de mejora. Si el S&P se toma un descanso en la subida, que debería hacerlo, el mercado español puede profundizar en las caídas. No encuentro motivos para perder los 9.800 puntos, pero bajar hasta ese nivel es fácil", explica âscar Germade, de Cortal Consors.

Emisiones de deuda

Un día después de que el presidente de la Reserva Federal aprobara un nuevo programa de ayudas para estimular la economía, las emisiones de deuda empresarial en EE UU alcanzaron 15.900 millones de dólares, la cifra más alta en casi dos meses, según recoge Bloomberg.