Afirma que España necesita más socialismo

Chaves descarta una adelanto de las elecciones

El ministro de Política Territorial y vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, ha descartado que vaya a haber elecciones anticipadas y ha defendido que "España necesita más proyecto socialista".

El vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves
El vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves

Chaves ha asegurado que lo que realmente molesta a Rajoy "no es que hayamos alcanzado acuerdos con los partidos nacionalistas, que garantizarán la estabilidad del Gobierno hasta el final de la legislatura, sino el hecho de que no se convocarán elecciones generales anticipadas".

Chaves efectuó estas declaraciones anoche en Mahón, en la presentación de Marc Pons, secretario general del PSOE-Menorca, como candidato a la presidencia del Consell de Menorca para las elecciones de mayo del 2011.

Pons dirige la primera institución política menorquina desde septiembre de 2008, cuando la entonces presidenta Joana Barceló renunció a la presidencia del Consell de Menorca para incorporarse como consellera de Trabajo del Govern balear.

Según el vicepresidente tercero del Gobierno y titular de la cartera de Política Territorial, los socialistas tenían "razón" cuando decían "que había una agenda oculta en el Partido Popular", formación a la que acusó de "haber hallado en la crisis económica la excusa perfecta para desempolvar las recetas del pasado".

Manuel Chaves ha aseverado que el acuerdo alcanzado por el PSOE con PNV y Coalición Canaria para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado y la remodelación que el presidente Rodríguez Zapatero ha llevado a cabo en el Gobierno "han dejado al PP sin estrategia, ante un nuevo Gobierno con mayor peso político".

"Ahora el PP -ha manifestado- se ve obligado a salir y decir algunas cosas, pero el problema del Partido Popular es que cuanto más se conoce lo que quiere hacer, menos le gusta a la gente y por esto están tan callados".

En este sentido, ha dirigido sus críticas al líder de la oposición, Mariano Rajoy, por "permanecer con los brazos cruzados ante la difícil situación económica, porque al PP no le interesan los parados, ni los pensionistas, ni los funcionarios; tan sólo les interesa cómo pueden aprovecharse de la crisis".