Eleva la cuota de voto al 2%

España gana peso en el FMI

El Consejo Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional ha aprobado una nueva fórmula para el reparto de poder en el organismo que otorga a España el 2% del voto total. España contaba hasta ahora con una cuota del 1,4%, con lo que ocupaba la posición décimoquinta en el organismo. Con la reforma su posición sube dos puestos.

Dominique Strauss-Kahn, director del FMI.
Dominique Strauss-Kahn, director del FMI.

España contaba hasta ahora con una cuota (poder de voto) del 1,4%, con lo que ocupa la posición décimoquinta en el organismo. Con la reforma aprobada hoy, su posición sube dos puestos, hasta el décimotercero. El Gobierno español creía que su cuota se elevaría al 1,7%, según dijo la ministra de Economía, Elena Salgado, durante su visita al FMI el pasado 9 de octubre. Aun así, "estaríamos por debajo de lo que nos correspondería", dijo la ministra.

El 2% conseguido es una vieja reivindicación española en el Fondo.El reparto de poder en el organismo se calcula a través de las cuotas, una ecuación que mide diferentes variables, como la apertura económica y el producto interior bruto de un país. La cuota de un país sirve para medir su peso en el fondo, su capacidad de voto, así como la aportación económica a la institución.

Con la reforma de la ecuación aprobada hoy, el Consejo Ejecutivo concede un mayor peso a las naciones emergentes, en cumplimiento del compromiso alcanzado en la reunión de Ministros de Economía del G-20 celebrada hace dos semanas en Corea del Sur. En aquel encuentro se acordó que las naciones desarrolladas cederían un 6% de su poder de voto a las naciones emergentes.

El gran ganador en China que, con su peso creciente en la economía mundial, se convierte en el tercer país más influyente del FMI. Brasil, la mayor economía latinoamericana, también sube, del puesto 17 al 10, en tanto que México pasa del 19 al 14.

España es prácticamente el único país desarrollado que gana peso en la institución. El Gobierno argumentaba que el peso que se concedía a España no reflejaba el extraordinario progreso económico registrado desde que ingresó en la institución, en el año 1956