Tesis de Pich

La salida de la crisis pasa por que España deje de vivir como un país rico

El mayor impedimento que tiene España para salir de la crisis es que continúa viviendo por encima de sus posibilidades, como un país rico, a pesar de que su situación económica comenzó a empeorar hace tres años.

Esta tesis la defendió en una entrevista concedida a Efe el presidente del Consejo General de Colegios de Economistas de España, Valentí Pich, quien auguró que España vivirá en 2011 "otro año difícil de digerir" en materia económica.

Múltiples factores han agravado la situación en España en los últimos años y uno de ellos es la falta de información de los ciudadanos en los primeros momentos de la crisis, ya que, en su opinión, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no informó adecuadamente desde el inicio de la situación en la que se encontraba el país.

El alto grado de endeudamiento de España en el exterior, la dependencia que los bancos europeos tenían de los de Estados Unidos y la baja exportación de productos españoles al extranjero son otros de los factores que contribuyeron a agravar la situación.

"En España se tiene, además, una alta dependencia de los sectores de la construcción y el turismo" ha explicado Pich, quien ha apostado por reconvertir esta situación, ya que muchas de las empresas que operaban en este sector o bien han tenido que cerrar, o se encuentran en un momento en el que sus ventas son, como media, un cuarenta por ciento más bajas que hace tres años.

Otra medida que ha agravado la situación es que España "ha vivido siempre como si fuera rica, cuando este país no tiene esa estructura" y más de tres años después del comienzo de la crisis "el cincuenta por ciento del sector público vive como antes de que empezara, y las Administraciones están adaptadas a los tiempos de bonanza", ha criticado.

"El país tiene que cambiar" y la mejor forma de hacerlo es abordando una serie de reformas, como es el mejorar la falta de información y el nulo conocimiento que hasta ahora tiene la población de las reformas del mercado laboral, ha expuesto.

"Una reforma laboral nunca crea empleo" y lo que España necesita ahora es reducir su tasa de paro, que actualmente está situada en el veinte por ciento, ha explicado.

"Es muy peligroso hacer una reforma laboral como ésta, de la que no se sabe nada", ya que "lo necesario en este tipo de cambios es que todo el mundo conozca cuáles son las reglas del juego para que éstas no cambien cada semana", como está sucediendo, ha argumentado.

Para Pich, sería muy positivo para el país que aumentaran las exportaciones, porque España tiene actualmente "la mitad de industria que el resto de países de Europa".

A juicio del economista, lo que ha sucedido con el tratamiento que desde el Gobierno se ha hecho de la crisis es que se ha generado desconfianza en los ciudadanos y en los empresarios. No obstante, cree que esto tiene un aspecto positivo porque "ha hecho que la gente se prepare para un proceso largo" antes de que se produzca el fin de la crisis.

"Si finalmente España consiguiera salir de la crisis en menos tiempo del que está previsto, al estar todos preparados para lo peor, la población se sobrepondrá mucho antes que si el proceso fuera al revés", ha concluido.