Petróleo

El crudo de Texas sube un 2,12% y acaba a 86,49 dólares el barril

La cotización del crudo de Texas subió hoy un 2,12% en la Bolsa Mercantil de Nueva York y terminó a 86,49 dólares por barril (159 litros), su precio más alto en casi siete meses, en una jornada marcada por el debilitamiento del dólar.

Al concluir la sesión en Nueva York, los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para diciembre sumaron 1,8 dólares al precio de cierre del miércoles y sellaron el precio más alto que los contratos de crudo con vencimiento más próximo consiguen desde el pasado abril.

Con esta subida, la cuarta consecutiva, el crudo cerró la sesión en su cota más elevada desde el pasado 6 de abril, cuando sus contratos acabaron a 86,84 dólares por barril.

Los contratos de gasolina con vencimiento en diciembre añadieron cuatro centavos al precio anterior y cerraron a 2,17 dólares por galón (3,78 litros), mientras que los de gasóleo, también para entrega el próximo mes, acabaron en 2,37 dólares por galón tras sumar cinco centavos al precio de la sesión precedente.

El gas natural se encareció dos centavos de dólar en su precio y sus contratos para diciembre terminaron a 3,85 dólares por cada mil pies cúbicos.

Ese ascenso en los precios del gas natural se produjo después de que el Departamento de Energía (DOE) de EEUU informara hoy de que las reservas de ese combustible aumentaron la semana pasada y son ahora un 1% superiores a las del mismo periodo del año anterior.

La apreciación del precio del crudo y sus derivados coincidió con una jornada en la que el dólar se depreciaba ante otras monedas, como el euro, divisa que se cambiaba a 1,4205 dólares, frente a los 1,4121 que se pagaban en la sesión anterior.

El retroceso del dólar suele empujar al alza los precios de las materias primas como el crudo, ya que, al negociarse en esa moneda, resultan más baratas si se adquieren con divisas fortalecidas frente al "billete verde".

La divisa estadounidense bajaba influida todavía por el lanzamiento que realizó el miércoles la Reserva Federal (banco central) estadounidense de un plan de estímulo monetario de compra de bonos del Tesoro que permitirá inyectar en el sistema 600.000 millones de dólares.